Depresión endógena: ¿por qué me deprimo si no me ha pasado nada?

depresión endógena

¿Te imaginas que un buen día, estando previamente bien y sin que haya pasado nada, te despiertas por la mañana y notas una tristeza que nunca antes habías notado?. Vivir con depresión endógena a veces es así. Y es que, así como el tratamiento es parecido, la causa desencadenante es una de las diferencias que hacen que se tengan síntomas de depresión endógena o exógena.

A pesar de que no es tan conocida, porque la gente suele relacionar depresión con que “te ha pasado algo malo y te deprimes”, la endógena es relativamente frecuente.

Además, el hecho de que no te haya pasado nada que explique el porqué estás tan mal de ánimo, hace que sea especialmente angustiante para la persona que padece este cuadro depresivo.

En este post te explicaré lo fundamental de lo que es la depresión endógena: sus síntomas y sus causas.

Y también de su tratamiento, donde son fundamentales los antidepresivos.

Y es que a veces un antidepresivo común produce mejoría. Los efectos positivos de la sertralina son evidentes.

Pero al ser una depresión a veces más grave, hace que en ocasiones se tenga que usar «el mejor antidepresivo«.

Y es que es habitual que para el tratamiento de los síntomas de depresión endógena se usen antidepresivos duales, antidepresivos de los que se tienen grandes opiniones, como la venlafaxina.

Pero no sólo te hablaré de esto.

Te hablaré de todo lo que necesitas saber para conocer este tipo de depresión.

¿Qué es la depresión endógena?

La depresión endógena (también conocida como melancólica) es un tipo de depresión mayor.

Por tanto, no es una enfermedad aparte, si no uno de los distintos trastornos depresivos que existen.

Y es que hay otros tipos de depresión como la depresión posparto, el trastorno afectivo estacional, otro que es la distimia.

Su característica principal es su «origen interno«: muchas veces esta depresión no viene causada por factores externos.

Es decir, es una depresión que su causa principal es de tipo biológico: sin motivo aparente, pueden aparecer síntomas como ánimo deprimido, malestar emocional en forma de tristeza de tipo melancólico, el sensación de vacío emocional, cambios de humor, disminución del deseo sexual…

¿Cuáles son las causas de esta depresión?

Para que una depresión suceda, hay que tener una predisposición genética de nacimiento a padecerla.

Como casi todo en salud mental.

Y a estos factores biológicos se unen factores externos (problemas económicos, fallecimiento de un ser querido…) y juntos hacen aparecer la depresión.

Bien.

Pues en la endógena no es necesaria la segunda parte

En esta depresión mayor el componente genético es más fuerte (es más habitual que haya antecedentes de depresión o de otras enfermedades de la mente en la familia, es decir, que la depresión endógena es más hereditaria). 

Además, en algunas zonas del cerebro no se segregan correctamente una serie de neurotransmisores como la serotonina.

Esto hace que en un momento dado se pueda tener una depresión sin ninguna causa externa.

Y es que esta es una de las diferencias principales entre vivir con síntomas de depresión endógena o de exógena.

Vivir con depresión endógena: ¿Como empieza esta depresión?

Lo más característico de los síntomas de depresión endógena, es que puede aparecer sin que haya pasado nada malo en tu vida.

Es decir, puede venir sola, su origen es interno.

Esa es la principal diferencia entre qué es la depresión endógena y la depresión exógena.

En la exógena no sólo hay factores externos sino también factores genéticos. Pero estos últimos necesitan de los primeros para provocar una depresión.

A la exógena, también se le llama depresión reactiva: la “depresión de toda la vida”, la que pasa cuando fallece un ser querido, tenemos muchos problemas…).

Eso no quiere decir de que si hay algún problema en tu vida, no puede haber recaídas en las depresiones endógenas. Simplemente es que esta, además de tener recaídas por problemas de la vida, puede tener recaídas “porque sí”.

Depresión endógena: características.

Además de lo anterior, esta depresión, también llamada melancólica, tiene otras peculiaridades que la hacen distinta de otras depresiones.

  • La tristeza de esta depresión es distinta. Y es que los pacientes que la han tenido explican una tristeza profunda, una «tristeza vital», una incapacidad para sentir o una sensación de anestesia emocional.
  • Es muy típico que haya cambios en el nivel del malestar durante el día: un empeoramiento matutino y una mejoría a partir de la tarde o noche. Hay unas horas día en la que te encuentras peor y otra parte del día sientes un mínimo alivio.
  • Tiene más relación con les estaciones del año que otras depresiones. Es el llamado patrón estacional, que hace que haya épocas del año en que tengas más riesgo de tener una recaída (fundamentalmente en otoño o invierno).
  • Existe una tendencia familiar a tener varios casos. Tiene un componente genético importante.
  • Es habitual que empiece en personas más jóvenes que otras depresiones.

¿Cuáles son los síntomas de la depresión endógena?

¿Como saber si tengo depresión endógena?

Aunque los síntomas de la depresión endógena son parecidos a los de la exógena (al fin y al cabo es un tipo de depresión mayor), vivir con depresión endógena tiene unos matices en los síntomas que la hacen muy característica. 

Estos síntomas son los que se utilizan para hacer el diagnóstico.

Lo más frecuente que podemos ver en una persona con depresión endógena es:

  • Tristeza profunda, diferente a la tristeza que todos conocemos (también se le llama «tristeza vital»). Al vivir con depresión endógena da la sensación de que te hubieran anestesiado las emociones.
  • El ánimo puede estar peor por la mañana y mejorar algo por la noche
  • Pasividad, falta de disfrute muy importante (marcada anhedonia) y falta de reactividad.
  • Enlentecimiento tanto físico como mental (cuesta moverse y pensar)
  • Gran ansiedad
  • Angustia y culpabilidad muy fuertes.
  • Falta de energía
  • Sentimiento de desesperanza
  • Dificultad o imposibilidad para tomar decisiones
  • Síntomas físicos como dolores y malestar en general en el cuerpo (dolores de cabeza, musculares, cansancio…)
  • Tener problemas para dormir, sobretodo despertarse muy pronto.
  • Pérdida de apetito y peso
  • Imposibilidad para mantener relaciones sociales
  • Fallos en la memoria por no poder prestar atención, que a veces, en personas de una cierta edad, se pueden confundir con un deterioro cognitivo como el Alzheimer.
  • Pensamientos suicidas, que en ocasiones dan un riesgo de suicido alto. Es un síntoma de depresión grave.
  • En casos muy graves puede ir acompañada de síntomas psicóticos (paranoias), típicamente de temas negativos (estar muy enfermo, estar arruinado, culpabilidad delirante…)

Para acabar, hay que decir que estos síntomas son muy parecidos a los síntomas del trastorno bipolar en la fase de depresión.

Pero su tratamiento es distinto, con lo que es importante distinguir un tipo de depresión de la otra.

¿Qué diferencias hay entre depresión endógena y exógena?

Primero de todo, te hago un recordatorio para que no nos liemos: tanto la depresión endógena cómo la exógena son depresiones.

Pero una persona con síntomas de depresión endógena y una persona con exógena tienen pequeñas diferencias.

Y es que esto pasa mucho en medicina con otros problemas de salud:

  • La diabetes tipo I y la tipo II son diabetes, pero cada una con sus características.
  • Una pulmonía por una bacteria y una pulmonía por un virus son pulmonías, pero cada una con sus cosas propias.

Pues bien, en salud mental igual.

Es más, para que se vean más claras las diferencias entre cada tipo de trastorno depresivo, te las pongo en una tabla.

Es más visual y verás que entenderás más fácilmente qué es la depresión endógena y exógena.

Depresión endógenaDepresión exógena
Puede aparecer sin una causa externaProvocada por una o varias causas externas
Tristeza profunda, sensación de anestesia de las emociones.Tristeza normal: la que se siente cuando se pierde a un ser querido
Peor durante el díaPeor por la noche
Te despiertas antes de lo normalCuesta coger el sueño
Lentitud del pensamiento y de los movimientosInquietud en general.
Puede haber paranoiasNo hay paranoias
Diferencias entre la depresión endógena y la exógena

En resumen y siempre teniendo en cuenta que cada caso es un mundo, podemos decir que es la depresión endógena la que se considera habitualmente más grave que la exógena.

Y es que en la depresión endógena, los síntomas suelen ser más fuertes, el tratamiento farmacológico suele ser un poco más fuerte y hay mayor riesgo de suicidio.

¿Como se siente la persona que tiene que vivir con depresión endógena?

Las emociones que se generan con una depresión endógena son muy desconcertantes para la persona que la padece.

Y es que, las personas con este tipo de depresión sienten una gran culpa por no comprender lo que les pasa.

Sienten un gran vacío emocional y una tristeza intensa en momentos concretos de su vida sin causa justificada.

Su depresión les impide ver con claridad cómo salir del estado en que se encuentran.

La tristeza y la pérdida de ilusión a veces generan una rueda de la que es difícil salir.

Las personas que sufren síntomas de depresión endógena tienen que saber que no existen culpables de su situación, sino que es su cerebro quien de manera involuntaria provoca todo su malestar.

Hay que ayudarles a que entiendan que es lo mismo que pasaría con un problema con el azúcar, hipertensión o asma.

Depresión endógena: tratamiento

¿Si la depresión endógena es un tipo de depresión, cuál dirías que es su tratamiento más eficaz?.

Efectivamente, los antidepresivos.

Los antidepresivos son un tratamiento muy eficaz y seguro para la depresión. Y aunque son un poco lentos (2-4 semanas) en empezar a actuar (y por eso muchas personas creen que toman antidepresivos y se siente peor)

Como regla general, en el tratamiento de lo que es la depresión endógena se siguen las mismas reglas que en  las personas con depresión exógena.

Es decir, psicoterapia y medicación.

Pero el peso de cada una de ellas es distinto en la endógena.

Y es que, una depresión exógena leve se suele tratar con psicoterapia,

Sin embargo, la depresión endógena presenta una serie de características que hacen que sea necesario tratarlas con medicación antidepresiva.

Y es caso de poder hacer psicoterapia, se tiene que tratar con psicoterapia y medicación.

Tratamiento con antidepresivos

Por tanto, de manera muy general, el tratamiento de la depresión endógena se haría en el siguiente orden:

  1. Empezar con un antidepresivo ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) como la paroxetina. Este sería el primer paso habitual, debido a la eficacia y pocos efectos secundarios de estos medicamentos. En este grupo tenemos:
    • fluoxetina
    • paroxetina
    • sertralina
    • citalopram
    • escitalopram
    • fluvoxamina
  2. Cambiar a un antidepresivo dual, también llamados ISRSN, como la venlafaxina. Se usan si los ISRS no funcionan o dan efectos secundarios difíciles de llevar. Tenemos:
    • venlafaxina
    • desvenlafaxina
    • duloxetina
  3. O cambiar a un antidepresivo de mecanismo mixto. Sobretodo cuando los duales o los ISRS no funcionan o dan muchos efectos secundarios. Aquí tememos:
    • mirtazapina
    • vortioxetina
    • bupropión
  4. Probar la opción no utilizada de entre los apartados 2 y 3.
  5. Antidepresivos tricíclicos o combinaciones de los antidepresivos anteriores
  6. Probar con la opción no utilizada en el apartado 5
  7. Tratamientos no farmacológicos como la terapia electroconvulsiva (TEC). Y es que la terapia electroconvulsiva o TEC, es probablemente el tratamiento más eficaz para la depresión endógena, aunque, en general, se deja para casos graves.
  8. En breve estará la esketamina en España. Se trata de un nuevo antidepresivo que puede ser útil en las depresiones más resistentes.
  9. En ocasiones, se pueden utilizar otros medicamentos, que son los ansiolíticos, para ayudar a mejorar la ansiedad o el sueño. Así, por ejemplo, se puede usar una pastilla para dormir mejor o disminuir la ansiedad, sobretodo mientras el antidepresivo hace su efecto pleno. Las opiniones del lorazepam, por ejemplo, son positivas respecto a como realiza esta función. En cambio, al igual que es muy útil para la ansiedad, el diazepam para dormir tiene menos utilidad (su efecto dura mucho y puede dejar somnolencia durante la mañana)

Vendría a ser algo así.

Las diferencias a veces pueden deberse a que las depresiones endógenas suelen tener más gravedad que el resto de depresiones, con lo que a veces saltamos el primer paso y vamos directamente a utilizar un antidepresivo dual.

También es habitual que se necesiten dosis de antidepresivos más altas que en otras depresiones.

Pero como te decía, esto es muy general y al final cada caso particular tiene su tratamiento adecuado.

Algunas veces la depresión, si es leve, la trata el médico de atención primaria.

Pero una depresión endógena sería mejor que la tratara siempre un psiquiatra.

Terapia psicológica

Bien. Y ahora me dirás. ¿Y la psicoterapia qué?. 

Vale, es verdad.

Aunque hay diferencias entre psiquiatra y psicólogo, sus funciones son complementarias y los resultados suelen ser mejores cuando intervienen conjuntamente.

Lo que pasa es que estamos hablando de un tipo de depresión que es endógena.

En caso de que hayan tenido que ver con desencadenantes ambientales evidentemente la psicoterapia, como la terapia cognitivo conductual, puede ayudar.

Incluso aunque no lo hayan tenido.

Pero piensa que en este último caso la eficacia de del tratamiento con psicoterapia será menor y el tipo de terapia se centrará más en hacer soporte para ayudarte a vivir con depresión endógena que en poder modificar muchas cosas.

En conclusión, aunque la psicología clínica es útil en ambos tipos de depresión, tratar con psicoterapia es habitual que sea más eficaz en la depresión exógena que en la endógena.

¿Te ha resultado interesante este post? 

Compártelo si crees que puede servir de ayuda a tus conocidos.

Si tienes esta enfermedad y quieres que te ayude, no dudes en solicitar una visita conmigo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

DESCARGA GRATIS

Respuestas a estas y muchas más preguntas que te haces sobre los antidepresivos para dar el paso y empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios