Depresión, pandemia del COVID-19, ansiedad…:“necesito mi normalidad”

depresión pandemia

¿Estás hasta las narices del coronavirus?. ¿Eres de los que ya no puedes más con el COVID-19?. ¿O es peor y la depresión te pone al borde del abismo?. Después de casi un año de una situación de total anormalidad, ya nadie duda que la ansiedad y la depresión durante la pandemia del COVID-19 han aumentado claramente.

Los datos demuestran que ha aumentado el consumo de pastillas para dormir y para la ansiedad.

Y es que, si a cualquier persona se le está haciendo cuanto menos monótono y aburrido el tipo de vida que nos ha tocado llevar, no es difícil de imaginar que haya mucha gente que no sea aburrimiento lo que siente, sino malestar, angustia, desesperanza…

Con lo que no es difícil de imaginar que haya alguna relación entre depresión y pandemia, entre ansiedad y pandemia o , en general, entre salud mental y pandemia.

Hoy te hablaré de cómo el COVID-19 afecta a la depresión y la ansiedad y también te daré algunas ideas que puedan ser de tu ayuda para manejar mejor el malestar del momento actual. 

No te lo pierdas porque te va a interesar.

¿Hay más depresión a causa de la pandemia?

Parece ya de sentido común pensar que la ansiedad y la depresión han aumentado a causa de la pandemia del COVID-19. Pero cómo el sentido común a veces falla, son muchos los estudios que ya demuestran el gran incremento de cuadros de depresión y ansiedad desde el inicio de todo este problema.

No sólo eso: también se dan más casos de recaídas de otras enfermedades de salud mental debido a todo lo que está pasando. Y es que, por ejemplo, las personas que ya tenían TOC, trastorno bipolar, esquizofrenia…han visto aumentar el riesgo de recaer en su enfermedad por la compleja situación en la que vivimos.

¿Por qué hay más depresión y ansiedad en una pandemia?

Si te paras a pensarlo, verás que en general, los humanos vivimos mucho más tranquilos cuando nuestro entorno nos genera seguridad. Y por seguridad no me refiero a que no te roben. O no solamente. Me refiero también a:

  • Saber más o menos qué va a pasar cada día 
  • Poder preveer que hacer a un tiempo vista
  • No ver peligrar las cosas que son más importantes para cada cual (familiares, trabajo, infectarse por el COVID-19…)

Efectivamente, todo lo contrario a lo que estamos viviendo debido al coronavirus desde marzo de 2020. Y todo esto hace que la posibilidad de tener ansiedad o depresión en la pandemia del coronavirus sea mucho más alta que antes de que empezara.

¿Quiénes son las personas con más riesgo de depresión por la pandemia?

Si bien es cierto que probablemente todo el mundo lo esté pasando más o menos mal, hay grupos de personas, que por las circunstancias actuales, están expuestas a más riesgo de tener depresión o ansiedad a causa de la pandemia. Te voy a poner unos cuantos ejemplos:

a) Personas con ansiedad o depresión desde antes de la pandemia

Una de las situaciones que más se ven en las consultas, es la de personas con problemas de ansiedad o de depresión desde antes de la pandemia y que a causa de esta se ponen peor. 

El hecho de ponerse peor ahora, se debe a diferentes cosas, por ejemplo:

  • Al coronavirus en sí  y a los miedos, problemas y restricciones debido a este
  • A que debido al COVID-19 no pueden recibir la atención sanitaria que en otro momento recibían
  • Al temor al futuro y la incertidumbre por cómo van a ir las cosas

b) Colectivos vulnerables

Debido al COVID-19, nos encontramos a grupos de personas que, por los problemas que ésta genera, son especialmente vulnerables a padecer problemas de ansiedad o depresión.

Estos son algunos de ellos:

1- Personas jubiladas 

Las personas jubiladas tienen un mayor riesgo de padecer ansiedad o depresión por la pandemia debido a diferentes motivos. Por ejemplo:

  • Miedo a que al tener una edad más elevada puedan padecer un COVID-19 más peligroso.
  • Problemas derivados de que se rompen sus rutinas: es muy frecuente que aún a día de hoy, por culpa del coronavirus, no se hayan podido recuperar actividades lúdicas de toda la vida. Los centros de jubilados y otros espacios que servían para organizar el día a día se han tenido que cerrar de manera brusca, dejando a la persona de repente sin saber muy bien cómo organizar el día.

2- Ancianos en residencias

Lamentablemente las residencias están siendo un foco de muchos casos de coronavirus. Y esto hace que este grupo de personas esté en especial riesgo de presentar síntomas de depresión o de ansiedad:

  • Por el aislamiento que el COVID-19 obliga a hacer en las residencias, que provoca que no puedan ver a los familiares e incluso a otros residentes.
  • Por la pérdida de muchos compañeros en residencias más afectadas.
  • Porque se han  tenido que cambiar rutinas o actividades en las residencias y eso genera una dificultad para adaptarse.

3- Personas que viven solas

La soledad es ya en sí un factor de riesgo para la depresión y la ansiedad. Pero la combinación pandemia, depresión, ansiedad multiplica este riesgo.

En una situación normal, si vives sólo, te puedes montar la vida para salir, quedar con gente, hacer actividades de grupo…pero todo esto ha quedado alterado. Y más durante la época de confinamientos más estrictos, que han obligado a estas personas a permanecer totalmente solas a veces durante varias semanas.

4- Personal sanitario

Por más que todos aplaudimos en su momento, el colectivo sanitario es uno de los que, aún a día de hoy está más en riesgo por el COVID-19, no sólo por estar más expuesto al coronavirus sino porque su salud mental es ahora especialmente vulnerable.

Piensa en esta serie de cosas y lo entenderás:

  • Están en primera línea de riesgo para coger el coronavirus y ven todas las complicaciones del coronavirus que pueda haber.
  • Durante muchos momentos están viviendo situaciones de colapso que hacen que no puedan realizar su trabajo como les gustaría.
  • No hay una predicción en el tiempo de cuando acabará la pandemia, con lo que su agotamiento psicológico es muy alto.
  • Trabajan en unas condiciones donde a veces realizan tareas que en otro momento nunca habrían realizado, con el estrés que esto genera.
  • Miedo a poder contagiar a sus familiares el COVID-19 debido a estar todo el día con gente que lo tiene.

5- Familiares de fallecidos

Si el duelo por la muerte de un ser querido siempre es un proceso de los más duros que una persona puede padecer en su vida, en la situación actual hay factores que lo pueden complicar. Es fácil de comprender, imagina un duelo en el que además:

  • No te hubieras podido despedir de tu familiar al fallecer
  • No te hubieran dejado acudir a su entierro
  • Tú o alguien cercano a ti hubiera sido el causante del contagio del COVID-19 a la persona fallecida

Tremendo, ¿verdad?.

Primer cuadro de ansiedad o depresión durante la pandemia 

Con todo lo que te he contado hasta ahora, te será fácil de entender que haya personas que hasta que llegó el COVID-19 no habían tenido nunca problemas de depresión o ansiedad.

Y ahora lo están padeciendo por primera vez: miedo al coronavirus, restricciones, problemas laborales, problemas económicos derivados de los anteriores, incertidumbre ante el futuro… un gran cocktail de factores de riesgo que hacen crecer cada día los casos de trastornos en la salud mental de la población.

¿Va a seguir habiendo más ansiedad y depresión después de la pandemia?

Aunque nunca he creído en el horóscopo ni en el tarot y no me ganaría la vida como adivino, no es difícil de imaginar que en la post pandemia los problemas de ansiedad o de depresión no van a volver a la situación pre pandemia.

Y es que si te pones a pensar, verás que habrá muchas personas con secuelas de la pandemia en sí y otras muchas con problemas derivados de las complicaciones de esta (no es difícil imaginar que la economía pase unos tiempos malos y que eso pueda afectar a muchas personas a nivel económico o de trabajo, por ejemplo).

¿Qué puedo hacer para llevar mejor la pandemia?

Es tan grave lo que está sucediendo, que no me he atrevido a titular este apartado “qué puedo hacer para llevar bien la pandemia”, porque sería tomarte el pelo.

Simplemente pretendo darte algunas ideas que te puedan ayudar a sobrellevar mejor el día a día y que a muchas personas a las que se las he propuesto les han podido aliviar algo su malestar que provoca el coronavirus.

Recomendaciones para proteger tu salud mental

Intentar alguna de estas cosas te ayudará a sentirte mejor y a no tener tanto riesgo de ansiedad o depresión por la pandemia:

  • Mantente informado, pero lo justo: vivimos en un momento de la historia en la que puedes encontrar información sobre todo en cualquier momento y lugar. Otra cosa es la fiabilidad de esta. Es recomendable que te mantengas informado, sobretodo sobre las cosas más básicas: medidas a tomar, restricciones, novedades sobre tratamientos o indicaciones de las autoridades… Pero esto, con un informativo al día, lo sabes más que de sobras. No hacen falta tertulianos, supuestos expertos explicando curvas logarítmicas, ni saber la opinión de los futbolistas sobre no se qué medida contra el COVID-19. Infórmate, pero a la vez protégete de cierta información.
  • Cumple las medidas recomendadas (mascarillas, higiene de manos, distancia social, evitar aglomeraciones). Si esto lo haces bien, entonces:
  • Sal de casa (a no ser que tengas que estar confinado). Encerrarse en casa es uno de los peores aliados para tu salud mental. Entrarás en una dinámica monótona, en un bucle que hará que le cojas aún más miedo al coronavirus. Aprovecha espacios abiertos, parques, bosques… y evita aglomeraciones.
  • Crea tus rutinas: a la cabeza no le gusta la incertidumbre. Tu cerebro está más tranquilo cuando sabe qué va a pasar y se queja cuando no sabe qué demonios sucede (se queja generando ansiedad). Crearte unas mínimas rutinas para organizarte la jornada ayudará a hacerlo más llevadero.
  • Cuida tu salud: aliméntate bien, sal a caminar, duerme lo mejor posible, intenta guardar ratos para ti y tus aficiones.
  • Respeta las diferencias: todas las personas somos distintas. Algunos preferirán llevar las cosas de una manera y otros de la contraria. Estamos en una situación excepcional y debemos ser flexibles con los otros.
  • Mantén contacto con familiares y amigos: sí, ya sé que muchas veces, esto no será posible hacerlo en persona. Pero una videollamada o una llamada telefónica serán infinitamente mejores que no hacer nada.

Por culpa de la pandemia noto ansiedad y depresión. ¿Qué hago?

Tras tantos meses de coronavirus, ha llegado un momento en que ya no puedes más. Duermes mal, el teletrabajo te está matando (por lo menos en el trabajo veías a gente), estás irritable, les chillas por nada a los niños…

Y el fin de semana quien sabe si es mejor: todos metidos en casa, sin muchos planes que poder organizar…menudo barullo.

Se te ha quitado el apetito, lloras por nada y si pudieras pasarías el fin de semana en la cama.

Pide ayuda

No se si esta es tu historia o la historia de algún conocido tuyo. Pero creeme si te digo que la he oído decenas y decenas de veces. Con sus matices. Unos menos y otros mucho más. Ansiedad y depresión en el confinamiento. Ansiedad y depresión post confinamiento… Pero se repite y se repite…

Pide ayuda. No pasa nada. Estamos viviendo algo extraordinariamente duro. Nadie nace preparado para esto. Y te podemos ayudar. No se irá la pandemia por que pidas ayuda, pero puedes sentirte mucho  mejor. Volver a sonreír con los tuyos, disfrutar con su presencia, sentirte mejor contigo mismo…

Por qué, ¿sabes una cosa?. Esta pandemia se acabará. Cada día que pasa, queda un día menos para que se acabe. Y ahora sí hay indicios de que el final no está tan y tan lejos: cuando la vacunación contra el COVID-19 esté extendida, las cosas cambiarán. 

Pero tenemos que sobrellevar al coronavirus aún algunos meses. Y no te mereces sufrir más de lo que es necesario.

¿Te ha resultado interesante este post? 

Compártelo en tus redes sociales si crees que puede servir de ayuda a tus conocidos. Mándalo por Whatsapp o por email a quien le pueda interesar.

Y por supuesto, deja cualquier comentario o duda que creas conveniente en el post y te contestaré lo antes posible.

Y si estás pasándolo mal y has decidido pedir ayuda, no dudes en solicitar una visita conmigo si quieres que te ayude a volver a sentirte bien.

Mi servicio de psiquiatra online, está a tu disposición para ayudarte a recuperar una vida normal lo antes posible.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios

DESCARGA GRATIS

Respuestas a estas y muchas más preguntas que te haces sobre los antidepresivos para dar el paso y empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios