Terapia electroconvulsiva: opiniones sobre por qué la TEC salva vidas.

TEC terapia electroconvulsiva

La TEC (terapia electroconvulsiva) es un tratamiento que genera multitud de opiniones, a veces muy opuestas. Pero más allá de la polémica, sin duda es la terapia más eficaz para varias enfermedades que se tratan en psiquiatría.

Si sabes qué es la depresión, sabrás lo difícil que puede ser en casos concretos encontrar un tratamiento que funcione bien.

Y es que, por ejemplo, en personas con síntomas de depresión grave que no respondan a antidepresivos, les puede salvar la vida.

Aún así, en la mayoría de casos, cuando a alguien le hablan de la TEC, pone cara de, ¿de qué me hablas?.

Cara que, cuando intuye que puede parecerse en algo al “electroshock de las películas”, se convierte en cara de sorpresa, horror o incluso enojo. 

Y es que la mala fama de este tratamiento debido a su historia (en parte merecida, como te contaré…) tapa la gran eficacia que tiene en algunas enfermedades.

Claro, esto no ayuda a explicarle a la gente la seguridad con la que se aplica hoy en día.

Aún a día de hoy, no es infrecuente oír opiniones de gente presuntamente sensata, incluso a favor de la prohibición de la terapia electroconvulsiva.

Y aunque esto solo demuestre la ignorancia y poca preocupación por la enfermedad mental de algunos, también es cierto de que resulta imposible de imaginar que lo mismo sucediera en cualquier otro campo de la salud.

Vamos pues a hablar de la terapia electroconvulsiva y de todas sus indicaciones, beneficios o efectos secundarios .

Breve historia de la TEC: ¿como hemos llegado hasta aquí?

Más allá de la opinión de cada cual, la historia de la terapia electroconvulsiva (TEC) es larga y está llena de momentos muy brillantes y otros muy oscuros.

Vayamos a la decada de los 1920s.

Te puedes imaginar lo poco avanzada que estaba toda la medicina en esos tiempos…

Bien.

Pues en especial, la psiquiatría aún estaba peor.

No había ningún tipo de tratamiento de la depresión, ni de la ansiedad, ni para nada…

En aquellos tiempos se pensaba que la epilepsia y la enfermedad mental eran incompatibles. Es decir, que el cerebro no podía tener, por ejemplo, epilepsia y depresión a la vez.

Por eso pensaron que si provocaban de algún modo crisis epilépticas a pacientes con enfermedades mentales, podrían «contrarrestarlas» y curarlas.

En un momento de la historia de pleno auge de la electricidad (y tras intentarlo de diferentes y poco recomendables maneras…), se logró crear una máquina que producía estímulos eléctricos para estimular el cerebro y provocar convulsiones. Era la primera máquina de TEC.

Claro: en esas épocas no había anestesistas, ni relajantes musculares ni estudios científicos sobre las dosis a aplicar.

Con lo que, lo que en muchos casos sirvió de ayuda, en otros provocó problemas graves. 

Y por si esto fuera poco, llegaron las turbulentas épocas alrededor de la 2ª guerra mundial.

En estas oscuras épocas, la terapia electroconvulsiva (o los «electrochoques», como se llamaban entonces) no se usaba sólo para tratar personas enfermas de depresión, sino como método de castigo a muchas otras personas.

Pero a partir de los años 80, el panorama empezó a cambiar radicalmente.

Y es que la introducción de la anestesia, la mejoría en el calculo de la dosis de estimulo que hay que aplicar, el control general de la salud del paciente… transformaron este tratamiento hasta llegar a lo que es hoy en día.

¿Qué es la TEC?

 La TEC, también denominada terapia electroconvulsiva o terapia de electroshock, es un tratamiento que se usa para mejorar de forma significativa los síntomas de la depresión, los síntomas del trastorno bipolar así como algunos síntomas de la esquizofrenia y de otros trastornos psicóticos. 

Además tiene algunas otras indicaciones en otras patologías tratadas en psiquiatría y neurología.

En la terapia electroconvulsiva, se envían impulsos eléctricos al cerebro a través de un dispositivo, causando una breve convulsión.

Es importante entender que el impulso eléctrico solamente estimula unas zonas concretas del cerebro.

Y es que el estímulo, ni pasa al resto del cuerpo ni causa ningún tipo de dolor.

Cuando te hacen tec, no estás despierto. Eso, afortunadamente, ya sólo pasa en las películas.

Para hacer TEC se pone anestesia, que te hace dormir para que no sientas nada, así como otros medicamentos para prevenir o suprimir movimientos musculares que podrían aparecer durante el tratamiento.

¿Cuándo se recomienda la TEC?

Aunque la terapia electroconvulsiva es un tratamiento de una eficacia muy alta (más alta que cualquier medicamento en tipos concretos de depresión, por ejemplo), la opinión general de los psiquiatras es de no usarla de entrada, dado que es algo compleja de administrar.

Las enfermedades donde se usa más frecuentemente la terapia electroconvulsiva son:

  • Trastorno bipolar, tanto para las fases de subida como de bajada.
  • Trastornos psicóticos como la esquizofrenia

En estos casos se suele usar cuando se presenten algunas de las siguientes circunstancias:

De todas las indicaciones, la opinión de la ciencia acerca de la eficacia de la terapia electroconvulsiva es clara: las personas que tienen una depresión endógena o una depresión psicótica, son las que responden mejor. También muchas personas con trastorno bipolar.

Y en otras enfermedades como la esquizofrenia, la eficacia suele ser menor que con los problemas de ánimo: aunque puede ser útil en muchos casos, es habitual que no quite del todo los síntomas de la enfermedad.

¿Cuando no funciona la terapia electroconvulsiva?

A pesar de ser un tratamiento tan eficaz, no funciona siempre.

Es lo habitual en medicina. No todos los tratamientos son útiles para todas las enfermedades…

Así, aunque es un gran tratamiento para la depresión, hay que tener en cuenta que no todos los tipos de depresión responden al TEC.

Así, la opinión de la mayoría de expertos es que las depresiones más relacionadas con problemas de carácter pueden no mejorar con terapia electroconvulsiva.

O que las personas que tienen que vivir con la distimia no van a poder utilizar este tratamiento porque no es eficaz.

Y aparte de estos problema de ánimo, hay otras enfermedades en las que la TEC no ha demostrado ser eficaz:

  • Problemas de ansiedad: TOC, trastorno de estrés postraumático, fobia social….
  • Adicciones
  • Trastornos de la alimentación
  • Problemas de personalidad

¿Cómo funciona? 

Aunque el mecanismo de funcionamiento de la TEC es en gran parte aún un misterio, sabemos bastantes cosas que nos pueden ayudar a entender por qué funciona. 

Y es que los estudios que se han hecho son de la opinión que la terapia electroconvulsiva genera los mismos cambios en el cerebro que los antidepresivos, pero más rápidamente.

En realidad, hasta el momento, todos los antidepresivos que tenemos son lentos en empezar a funcionar. Incluso el mejor antidepresivo tardará 2-4 semanas en hacer que notes alguna mejoría.

Sólo la próxima llegada de la esketamina a España, un nuevo antidepresivo muy rápido en el inicio de su acción, puede igualar al TEC velocidad.

Así, la TEC parece restaurar o restablecer a la normalidad los procesos químicos del cerebro. 

¿La terapia electroconvulsiva es eficaz?

Aunque no existe garantía absoluta en cuanto a resultados, los estudios demuestran mejorías, aunque sean parciales, en el 70-90 % de los casos en ciertas depresiones.

Y este porcentaje no lo consigue hoy en día ningún medicamento, ni de lejos. Ni los efectos positivos del escitalopram o de la venlafaxina se acercan a la eficacia de la TEC.

El grado y la duración de ésta mejoría son distintos en cada persona.

El tratamiento puede causar una recuperación completa, parcial o en ocasiones no obtener respuesta, según el caso.

Como veremos, la duración de la mejoría puede durar años o desaparecer en cuestión de semanas.

Si esto último es lo que sucede, se plantea hacer TEC de mantenimiento para no perder la mejoría obtenida.

¿Qué se siente durante la TEC?

Probablemente lo primero en lo que puedas pensar, es en Jack Nicholson en la película «Alguien voló sobre el nido del cuco«.

Por suerte, todo esto ha pasado a la historia.

Durante la TEC se te pone una anestesia así que no notas nada mientras dura el procedimiento.

La mayoría de las personas que hacen terapia electroconvulsiva, son de la opinión que este es un gran avance, dado que evita el dolor que pudiera darse y el sufrimiento por el proceso.

¿Cómo se administra la TEC? 

A pesar de que puede haber algunas variaciones, la manera en que se realiza la TEC hoy en día está bien definida por protocolos aprobados por las principales sociedades científicas.

Te voy a contar como es este proceso, para que entiendas como funciona.

Antes de empezar…

En general, la TEC se administra por la mañana.

En parte esto es porque tienes que ir en ayunas y es más fácil ayunar cuando duermes que durante el día…

A pesar de tener que ayunar, si el médico te lo indica, algunos medicamentos pueden tomarse con un poco de agua. 

Antes del primer tratamiento y si es necesario después, se tiene que ver el estado de salud de la persona.

Hay que realizar una exploración general y hacer un electrocardiograma y un análisis de sangre, para comprobar que no tienes nada que pueda ser peligroso al hacer TEC.

Al fin y al cabo, es lo mismo que te hacen antes de cualquier anestesia ambulatoria (para una endoscopia, por ejemplo).

Se puede hacer sesiones de terapia electroconvulsiva  hasta tres veces por semana. Se suele empezar con 2 o 3 por semana y se va bajando poco a poco la frecuencia conforme vas mejorando.

El día de la TEC: 

• En la sala de tratamiento, se controlan todas tus constantes todo el rato: el pulso, la respiración, el electrocardiograma, la tensión arterial…

Nada se deja al azar. Se utilizan otros sensores para registrar el nivel de oxígeno en la sangre y la actividad eléctrica de los músculos.

Si notas que tienes un poco de ansiedad (dolor en el pecho o otros síntomas físicos), se te puede dar un medicamento ansiolítico para relajarte: el lorazepam 1mg o el diazepam 5 mg son ejemplos de medicamentos útiles.

• Con una dosis baja de anestésico, duermes durante 5-10 minutos. También, se pone un relajante muscular para relajar los músculos y reducir los movimientos.

La consecuencia de todo esto es que no te enteras de nada de lo que pasa y no notas molestia alguna.

La TEC comienza cuando estás completamente dormido y tus músculos están relajados. En ese momento, se administra a través de los electrodos una breve descarga de corriente durante unos cuantos segundos, lo que induce una pequeña convulsión

• Cuando despiertas, estás bajo la supervisión del equipo médico, que controla tu respiración, tu pulso y tu presión sanguínea.

Cuando acabe la sesión de TEC…

Pasarás un rato en observación hasta que te despiertes del todo de la anestesia.

• La duración total de una sesión de terapia electroconvulsiva, incluyendo la preparación, el procedimiento y el rato que estás en observación, dura alrededor de una hora o hora y media. 

La opinión de los expertos es que después de cada sesión de terapia electroconvulsiva, debido a la anestesia, no se recomienda que conduzcas ni realices tareas peligrosas.

¿En qué parte de la cabeza se colocan los electrodos?

La estimulación eléctrica se obtiene utilizando una dosis de corriente eléctrica cuidadosamente controlada. Dependiendo de donde se ponen los estimuladores, hay distintas técnicas de terapia electroconvulsiva. En general, en España se utilizan más estas dos:

TEC unilateral: La estimulación eléctrica se suministra mediante un electrodo en la sien y otro en la parte superior de la cabeza. 

TEC bilateral: La estimulación eléctrica se suministra mediante dos electrodos en las sienes izquierda y derecha. 

A nivel práctico, sabemos lo siguiente: 

La estimulación bilateral parece producir resultados más rápidos, pero causa más efectos secundarios en la memoria.

La terapia electroconvulsiva unilateral quizás tenga algo menos de potencia, aunque causa menos efectos secundarios en la memoria

Cada vez más, se tiende a empezar con TEC unilateral y pasar a bilateral cuando no el primero no resulta eficaz. 

¿Quién administra la TEC? 

La TEC debe ser administrada únicamente por un equipo de especialistas. 

El equipo está compuesto habitualmente por psiquiatra, anestesista y enfermera.

El psiquiatra y el anestesista, que son los principales responsables de administrar la terapia electroconvulsiva, son especialistas experimentados que mantienen su conocimiento actualizado regularmente. 

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Como tantas cosas en psiquiatría, el número de sesiones de TEC depende mucho de cada caso.

Aún así, en general, sabemos que el tratamiento suele implicar un serie de entre 6 y 12 sesiones, administrando al principio del tratamiento  2 a 3 sesiones por semana. 

Sin embargo, la cantidad de sesiones necesarias para obtener una mejoría óptima puede variar de una persona a otra, según la gravedad de la enfermedad.

Es por esto que el psiquiatra evalúa tu estado en cada sesión, para regular el número de sesiones de terapia electroconvulsiva en función del estado y también de la opinión de cada persona.

Terapia electroconvulsiva, opiniones: ¿La TEC cura al paciente?

La TEC es eficaz para tratar los síntomas de ciertos trastornos psiquiátricos, particularmente la depresión mayor y el trastorno bipolar. 

El nivel de eficacia varía en función de la persona, tipo de enfermedad y  gravedad del episodio. 

Aún así, la palabra “curación”, entendida como “te hago TEC y nunca más tendrás la enfermedad” no es la más adecuada.

Se pueden dar 3 situaciones en el tratamiento con la terapia electroconvulsiva:

1.- La mayoría de los pacientes responden rápido a la TEC, pudiendo empezar a notar mejoría después de pocas sesiones.

Muchos realizan varias sesiones de TEC y una vez se estabilizan, no tienen que volver a hacer terapia electroconvulsiva nunca más, aunque sí tendrán que seguir haciendo tratamiento con medicamentos.

Y es que es importante entender que si te hacen TEC no te quitan el tratamiento con pastillas. Vendría a ser un tratamiento potenciador de estas.

2.- Algunas personas ven que su estado mejora, pero recaen después de un tiempo y necesitan sesiones adicionales, llamadas sesiones de mantenimiento o TEC de mantenimiento.

Estas sesiones se van espaciando gradualmente, y se pasa de una sesión por semana a una sesión cada cierta cantidad de semanas, hasta encontrar la frecuencia mínima eficaz para mantenerte estable.

3.- Hay un porcentaje de personas en que la terapia electroconvulsiva no es eficaz y hay que buscar otro tipo de opinión acerca del mejor tratamiento para ayudarlas.

Terapia electroconvulsiva, opiniones: ¿Cuáles son las contraindicaciones? 

Es un hecho bastante consensuado en todo el mundo que prácticamente no existe ninguna situación en que la TEC esté totalmente contraindicada.

Para que me entiendas: se conoce tanto de su seguridad, que es una técnica que se utiliza en mujeres embarazadas con una depresión grave.

Sin embargo, ciertas enfermedades pueden presentar mayores riesgos.

 Por ejemplo, si la persona tiene:

– Enfermedades neurológicas que hagan aumentar la presión dentro del craneo (como una hemorragia cerebral)

– Algunas patologías del corazón (por ej. infartos de miocardio recientes) 

– Alergias (por ej. a los fármacos para la anestesia)

En estos casos, por precaución, la opinión general suele ser de intentar no hacer la terapia electroconvulsiva y esperar a que la situación se estabilice.

Terapia electroconvulsiva, opiniones: ¿Es la TEC peligrosa para el paciente? 

Las complicaciones médicas asociadas con la terapia electroconvulsiva (problemas en los dientes y en el ritmo del corazón, por ejemplo) son muy raras.

Lo mismo sucede con los riesgos relacionados con la anestesia.

Los estudios científicos han demostrado que el riesgo de muerte asociado a la TEC es muy bajo y cuando se da una situación grave, suele ir muchas veces relacionada con alguna alergia a medicamentos anestésicos que no se conocían. 

Terapia electroconvulsiva, opiniones: ¿Puede causar daño cerebral?

No existe actualmente ninguna prueba científica de que la TEC cause daño cerebral. 

Al contrario

Lo que la ciencia nos dice es que el daño no estaría relacionado con el tratamiento sino con la enfermedad. 

Los ensayos clínicos en seres humanos han demostrado que no hay cambio en la estructura y la composición cerebral después de la terapia electroconvulsiva.

Y los estudios en animales no han visto daño cerebral asociado a convulsiones cortas (unos pocos segundos) similares a las de la TEC. 

Y es que solamente una convulsión que durara horas podría lesionar tu cerebro. 

¿Cuáles son los efectos secundarios más comunes de la TEC?

A pesar de las opiniones acerca de la mala fama por su pasado, los efectos secundarios de la terapia electroconvulsiva son conocidos y hasta cierto punto controlables.

Puede haber molestias el mismo día de la TEC.

Y más allá de esto, el principal problema que puede dar la terapia electroconvulsiva es en la memoria

Veamos cada caso con más detalle.

Efectos secundarios inmediatos de la TEC

El día que se hace TEC, pueden aparecer una serie de molestias transitorias.

Suelen ser las siguientes:

  • Es común y normal que, al despertar después del tratamiento, el estés algo confundido y desorientado. Esto se debe a la anestesia y a la TEC.  La confusión desaparece, por lo general, rápidamente.
  • Algunas personas sufren de dolores de cabeza, o de músculos unas horas después de la terapia electroconvulsiva. Pero estos problemas suelen desaparecer el mismo día de la TEC, bien sea espontáneamente o tomando un poco de medicamento tipo paracetamol. 
  • Las náuseas son raras y solo duran unas pocas horas. 
  • Es posible que el día de la sesión te sientas cansado. Se trata de no reservar ese día para realizar actividades intensas, tanto física como mentalmente.

¿Puede afectar la TEC a mi memoria?

Los problemas de memoria son los efectos secundarios que generan más preocupación. 

Y la respuesta es sí, este es uno de los efectos secundarios esperados.

Pero cada persona es distinta y tendrá un grado distinto de afectación:

  • Algunas personas no sufren pérdida alguna.
  • La opinión de la mayoría es de tener dificultad para recordar los acontecimientos cercanos a la serie de tratamientos con terapia electroconvulsiva. 
  • Tan sólo en casos poco frecuentes (1 de cada 200 pacientes) pueden aparecer pérdidas sustanciales. 

Por lo general, la pérdida es temporal, recuperándose con el paso de las semanas.

En algunas ocasiones, se mantiene algo más duradera para acontecimientos muy cercanos al tratamiento y tan sólo en casos poco frecuentes puede prolongarse o ser permanente para éstos.

Para finalizar, decir que hay más riego de tener problemas de memoria en las siguiente situaciones:

  • A mayor cantidad de sesiones
  • Según la posición de los electrodos de estimulación (bilateral más que unilateral)
  • Intensidad del estimulo aplicado
  • Según el tipo de enfermedad que padezcas (esquizofrenia más que depresión, por ejemplo).

Terapia electroconvulsiva, opiniones: ¿Es obligatorio el consentimiento para realizar un tratamiento de TEC? 

Sí.

Antes de recibir terapia electroconvulsiva, el paciente (o su representante) debe dar su opinión y firmar un consentimiento por escrito para autorizar la terapia electroconvulsiva y la anestesia, mediante un documento llamado consentimiento informado.

 El consentimiento debe ser libre (sin coerción o presión) e informado (después de explicarte toda la información).

Además, se recomienda que el paciente se encuentre acompañado de un familiar o un tercero que pueda ayudarlo a tomar la decisión. 

En cualquier momento, el paciente (o su representante) pueden retirar su consentimiento verbalmente y su tratamiento se parará inmediatamente.

¿Por qué no reemplazar la TEC con medicación o psicoterapia? 

La medicación y la psicoterapia no son suficientes para mejorar la salud de algunas personas.

Y es que a pesar de que hoy en día tenemos muchos tipos de medicamentos en salud mental y distintas técnicas de psicoterapia eficaces, hay casos graves que no responden a ninguno de estos tratamientos, sea por separado o conjuntamente.

La terapia electroconvulsiva es un tratamiento eficaz para personas resistentes a los fármacos, ya sea que realicen o no psicoterapia.

Alivia rápidamente los síntomas y es particularmente adecuada para personas con enfermedades que pueden poner en riesgo sus vidas.

Pero la gravedad de los cuadros a los que se aplica es tan alta, que cuando se hace, en general ya se han probado la mayoría de alternativas.

 

 

¿Te ha resultado interesante este post? 

Si es así, compártelo para que pueda ser útil a otras personas.

Y si estás pasándolo mal y has decidido pedir ayuda, no dudes en solicitar una visita conmigo. En mi consulta de mejor psiquiatra online, nos pondremos manos a la obra para ayudarte a volver a sentirte bien.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

DESCARGA GRATIS

Respuestas a estas y muchas más preguntas que te haces sobre los antidepresivos para dar el paso y empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios