Trastorno afectivo estacional: ¿Por qué me sienta mal el otoño?

trastorno afectivo estacional

Ahora que estamos en la temporada del frío, es común oír a personas que te dicen que están su mala temporada del año: que lo pasan fatal en cuanto empieza el otoño, que les vuelve la depresión, que qué ganas de volver a ver el sol… Quizás alguna de estas personas tengan un trastorno afectivo estacional y con tratamiento mejorarían sus síntomas y su percepción de esta época del año sería mucho mejor.

Seguro que lo has oído más de una vez. O incluso quizás te pase a tí. 

En general, muchas personas estamos más animadas en primavera y algo más decaídas en otoño. Y tú me dirás: pues claro, en primavera hace buen tiempo y salgo mucho más y en otoño me cambian la hora y ya ves tú qué rollo…O mira, igual que la depresión postvacacional

Pues bien, no acaba de ser exactamente así en todos los casos.

Hoy te voy a hablar de la depresión estacional.

Veremos bastantes cosas de esta enfermedad: hablaremos de qué es el trastorno afectivo estacional, por qué se produce, cuales son sus síntomas y qué tratamiento hay para superar esta depresión.

Vamos allá.

Contenidos

1- ¿Qué es el trastorno afectivo estacional?

¿Te pasa que cuando llega el otoño te notas más triste, melancólica, con menos ganas de hacer cosas…?.

Es algo relativamente habitual.

Pero hay personas en las que este cambio es tan fuerte que llega a ser una de las causas de una depresión.

En cambio, cuando llega primavera, se recuperan y se encuentran bien. Estas personas tienen el trastorno afectivo estacional y necesitan hacer tratamiento.

El  trastorno afectivo estacional (también llamado depresión estacional o SAD por sus siglas en inglés –seasonal affective disorder-), es un tipo de depresión que se caracteriza por tener periodos de recaída de los síntomas en otoño e invierno y de recuperación en primavera o verano. Es una pista para responderte a la pregunta ¿cómo saber si tengo depresión?.

Es decir, no deja de ser una depresión. Hay muchos tipos de depresión. La depresión posparto es una. Hay otra que es la distimia. O la depresión endógena y la exógena.

Lo que pasa es que tiene unas características peculiares que la hacen fácilmente detectable.

Se sabe que es mucho más frecuente que pase en otoño y pronto sabrás por qué. Pero curiosamente a algunas personas con trastorno afectivo estacional, les pasa lo contrario: los síntomas aparecen en primavera y se recuperan en invierno.

Como siempre, en psiquiatría cada caso es un mundo y hay que tener en cuenta lo que le pasa a cada persona.

También sabemos que es una depresión que afecta más a las mujeres que a los hombres y es más frecuente en países del norte de Europa, probablemente porque tienen menos horas de luz solar.

Y no sólo sucede en la depresión. En el trastorno bipolar, los síntomas del trastorno bipolar pueden aparecer con un patrón similar.

2- ¿Cuáles son las causas del trastorno afectivo estacional?

¿Te resulta curioso saber por qué los cambios de estación afectan al ánimo?. Realmente es algo muy interesante…

Se sabe que las horas totales de luz que tiene un día pueden afectar al ánimo. 

Si hay cada día más horas de luz (típico de la primavera) o si estas disminuyen mucho (típico del otoño o el invierno) pueden producirse cambios en el ánimo.

Seguro que tú habrás notado estos cambios en alguna ocasión (ya sabes: la primavera, la sangre altera…). Como te contaré después, este hecho explica por qué funciona uno de los tratamientos del trastorno afectivo estacional.

Sabemos que  en estos cambios del ánimo interviene la hormona que regula los ritmos del sueño: la melatonina. Según la luz que percibe la persona los niveles de la melatonina aumentan o disminuyen.

Si estos cambios no se realizan del todo bien, pueden aparecer los síntomas del trastorno afectivo estacional.

Esto no le ocurre a todo el mundo.

Sabemos que la depresión es hereditaria, en mayor o menor grado según el tipo de depresión.

En este trastorno, este componente genético es más importante que en otros tipos de depresión y predispone a la aparición de los síntomas.

Depresión en otoño

El otoño es una estación que a menudo se asocia con la melancolía. Los días se acortan, las temperaturas bajan y la naturaleza cambia su exuberante verde por tonos más apagados.

Pero para algunas personas, estos cambios no solo desencadenan cierta tristeza, sino que pueden llevar a un estado de depresión otoñal, conocido científicamente como trastorno afectivo estacional.

El trastorno afectivo estacional es una forma de depresión que está directamente relacionada con los cambios de estaciones. Aunque puede ocurrir en cualquier momento del año, es más común en otoño e invierno.

Algunos de los síntomas más comunes de esta condición son la fatiga, la pérdida de interés en actividades que normalmente se disfrutan (lo que se llama anhedonia), cambios en el apetito y el sueño, y sentimientos de desesperanza o culpa.

La causa exacta del trastorno afectivo estacional no se conoce, pero los expertos creen que puede estar relacionada con la disminución de la luz solar durante los meses de otoño e invierno. Esto puede alterar el reloj biológico del cuerpo y reducir los niveles de serotonina, un neurotransmisor que afecta el estado de ánimo. Además, la melatonina, una hormona que regula el sueño y está afectada por la luz, puede desequilibrarse y contribuir a los sentimientos de depresión.

Es importante destacar que el trastorno afectivo estacional es una enfermedad médica seria que requiere tratamiento. Si experimentas síntomas de depresión en otoño, es importante que busques ayuda. Los tratamientos pueden incluir terapia de luz, psicoterapia, medicación o una combinación de estos. La terapia de luz implica una exposición diaria a una luz brillante que simula la luz solar y se ha demostrado que es efectiva en el tratamiento del trastorno afectivo estacional.

En conclusión, si te sientes deprimido durante el otoño, no estás solo. Es un problema común que puede ser tratado de manera efectiva. Lo más importante es buscar ayuda y recordar que, al igual que las estaciones, los estados de ánimo también cambian y la depresión es tratable y temporal.

Depresión en primavera

El Trastorno Afectivo Estacional (TAE) no solo se presenta durante el otoño o invierno, también puede manifestarse en primavera, aunque es menos común.

Esto se debe a los cambios en la luz solar, que pueden afectar el reloj interno del cuerpo, las hormonas y la química cerebral. En la primavera, los días se alargan y hay más luz, lo que puede provocar insomnio, nerviosismo, irritabilidad y euforia en las personas con TAE.

Es importante destacar que la depresión en primavera puede ser igual de grave que la depresión en invierno. Los síntomas pueden incluir cambios en el apetito o en el peso, problemas para dormir, pérdida de energía y sentimientos de inutilidad o culpa. Algunas personas pueden tener pensamientos de muerte o suicidio.

Una diferencia es que, mientras que la depresión de invierno a menudo se caracteriza por la somnolencia y el aumento de peso, la depresión de primavera puede estar asociada con la inquietud y la pérdida de peso.

La prevención y el tratamiento son esenciales para manejar la depresión en primavera. Esto puede incluir terapia de luz, medicamentos, psicoterapia y cambios en el estilo de vida. Aunque puede ser más difícil reconocer la depresión en primavera debido a la idea errónea de que la primavera debería ser un momento de felicidad y renovación, es importante buscar ayuda si se experimentan síntomas de depresión.

En resumen, es importante no subestimar la depresión en primavera. Aunque es menos común que la depresión de invierno, puede ser igual de perjudicial para la salud mental. Si sospecha que puede estar sufriendo de depresión en primavera, busque ayuda de un profesional de salud mental.

3- ¿Los síntomas son los mismos síntomas de la depresión?

Los síntomas del trastorno afectivo estacional son parecidos muy parecidos a los síntomas de la depresión. Por eso se le considera un tipo de depresión y no una enfermedad distinta. 

Puedes leer más de los síntomas de la depresión en el post correspondiente. Aún así, hay algunos síntomas más típicos de los trastornos afectivos estacionales:

  • La variación por estaciones: lo más típico es deprimirse en otoño y recuperarse en primavera.
  • A veces la persona tiene más hambre de lo habitual. En las depresiones es más frecuente perder apetito, pero en cambio en estas suele ser del revés.
  • Puedes aumentar de peso, debido a lo anterior.
  • A veces dan ganas de dormir mucho más de la cuenta, en lugar de tener insomnio, que es lo más típico de la depresión.

4- ¿Cuál es el tratamiento del trastorno afectivo estacional?

Si intentas imaginarte cual puede ser el tratamiento del trastorno afectivo estacional, pensarás que debe ser igual que el de una depresión.

Bien, en parte sí.

De entrada encontrar un buen psiquiatra.

Y más allá de esto, la depresión estacional, efectivamente, se trata con antidepresivos y con psicoterapia. Pero tiene un curioso tratamiento que seguro que no te imaginas y en seguida te voy a contar.

Trastorno afectivo estacional: medicamentos, psicoterapia y otros

El Trastorno Afectivo Estacional (TAE) es una forma de depresión que está estrechamente relacionada con las variaciones estacionales en la luz solar. Aunque la causa exacta del TAE aún no se conoce completamente, se cree que puede estar relacionada con la disminución de la luz solar durante los meses más cortos del año.

En cuanto al tratamiento del TAE, existen varios enfoques que pueden ser eficaces. Uno de los más comunes es la terapia con luz brillante o fototerapia. Este tratamiento implica la exposición diaria a una luz brillante y artificial, que imita la luz del sol natural. Se ha demostrado que este tipo de terapia es muy efectiva para reducir los síntomas del TAE, ya que ayuda a regular el reloj biológico del cuerpo y a aumentar los niveles de serotonina, un neurotransmisor que afecta el estado de ánimo.

Otra opción de tratamiento para el TAE es la medicación. Los antidepresivos, específicamente los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), se utilizan a menudo para tratar este trastorno. Estos medicamentos pueden ayudar a equilibrar los niveles de serotonina en el cerebro, lo que puede mejorar el estado de ánimo y aliviar otros síntomas de la depresión. Sin embargo, como todos los medicamentos, los antidepresivos pueden tener efectos secundarios y no son efectivos para todas las personas.

En algunos casos, la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ser útil para tratar el TAE. Esta forma de terapia se centra en cambiar los patrones de pensamiento negativos y en desarrollar habilidades de afrontamiento para manejar los síntomas del trastorno. La evidencia sugiere que la TCC puede ser tan efectiva como la medicación o la fototerapia para tratar el TAE, y puede tener beneficios duraderos incluso después de que se ha completado el tratamiento.

Veamos con más detalle cada tratamiento.

Tratamiento farmacológico con medicamentos

El tratamiento de los síntomas del trastorno afectivo estacional con medicamentos es exactamente el mismo que para el tratamiento de todas las depresiones. Es decir, se basa en tratamiento con los mejores antidepresivos.

a) Inicialmente se usan los antidepresivos ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina).

Este es el grupo de antidepresivos más usados, debido a su eficacia y también a su seguridad.

Hay varios ISRS y sobre el papel todos pueden ser útiles. Pueden servir y además tienen pocos efectos secundarios la fluoxetina, el escitalopram, la sertralina y lo mismo sirve para todos los demás: la paroxetina, el citalopram y la fluvoxamina tienen opiniones favorables para su uso en este trastorno.

b) Si los ISRS no funcionan, se pasa en general a antidepresivos con otro mecanismo de acción. Lo más habitual es usar antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina (ISRSN) como la venlafaxina, la desvenlafaxina o la duloxetina, con opiniones positivas en cuanto a su eficacia.

c) En caso de que no funcione tampoco esta opción, sigue habiendo muchas alternativas: vortioxetina, mirtazapina (un antidepresivo para dormir y para la depresión), trazodona (Deprax), bupropion (Elontril), agomelatina (Valdoxan), antidepresivos tricíclicos como la clomipramina (Anafranil), combinaciones de antidepresivos…

d) En casos muy graves, la terapia electroconvulsiva tiene opiniones a favor de su uso.

e) En ocasiones es necesario utilizar otros medicamentos. Por ejemplo, los ansiolíticos, como el alprazolam (Trankimazin) o el bromazepam (Lexatin), pueden ayudar a que la ansiedad no sea tan alta (y no notes síntomas de ansiedad como dolor en el pecho, ahogo u otros tantos). El diazepam se utiliza para dormir mejor, aunque no es su mejor indicación. Como el lorazepam o el lormetazepam que además de bajar la ansiedad se usa pastilla para dormir. Aún así, la mejor pastilla para dormir depende de cada caso y hay que valorar la elección individualmente (hay otras que sirven como el zolpidem)

Fototerapia

Este es un tratamiento característico de la depresión estacional.

Aunque no es el tratamiento más extendido en España, puede resultar eficaz para tratar los síntomas del trastorno afectivo estacional como complemento a los antidepresivos en casos más graves o incluso como único tratamiento en los casos muy leves. 

No se trata de que te vayas a la montaña a mirar al sol: existen unas lámparas que emiten una cantidad de luz determinada y que se usan durante un tiempo cada mañana consiguiendo mejorar los síntomas del trastorno afectivo estacional. 

Es un tratamiento que tienes que ir al psiquiatra para que lo regule. Porque tiene sus efectos secundarios: dolor de cabeza, náuseas o vómitos.

Y hay que tener cuidado también si tenemos algún tipo de enfermedad ocular que sensibiliza demasiado los ojos, o padecemos algún tipo de alergia a la luz del sol.

Psicoterapia

Aunque hay diferencia entre psiquiatra y psicólogo, como siempre, el uso combinado de la psicoterapia con los antidepresivos, obtiene los mejores resultados en el tratamiento de los síntomas del trastorno afectivo estacional.

Este tipo de depresión no es la excepción y el uso de la psicoterapia, puede ser de mucha ayuda.

Preguntas frecuentes (FAQs)

¿Qué es el Trastorno Afectivo Estacional?

El Trastorno Afectivo Estacional (TAS) es un tipo de depresión que aparece y desaparece con las estaciones del año. Es más común durante los meses de otoño e invierno, aunque también puede presentarse en primavera y verano. Los síntomas típicos incluyen tristeza persistente, pérdida de interés en actividades que antes se disfrutaban, cambios en el apetito y el sueño, y falta de energía.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico del TAS se realiza principalmente a través de una evaluación clínica completa que incluye un historial médico y psiquiátrico. Los profesionales de la salud mental también pueden utilizar instrumentos de evaluación específicos, como el Inventario de Depresión de Beck o la Escala de Depresión de Hamilton, para evaluar la gravedad de los síntomas. Es importante destacar que el diagnóstico de TAS debe hacerlo un profesional de la salud mental.

¿Cuáles son los síntomas del Trastorno Afectivo Estacional?

Los síntomas del TAS pueden variar según la persona y la época del año. Los síntomas típicos del TAS de invierno pueden incluir tristeza persistente, falta de energía, somnolencia, aumento del apetito, especialmente por alimentos ricos en carbohidratos, y aumento de peso. Por otro lado, el TAS de verano puede presentarse con síntomas como pérdida de apetito, pérdida de peso, insomnio y ansiedad. Los casos más graves pueden tener ideas de muerte o suicidio.

¿Es el Trastorno Afectivo Estacional lo mismo que la depresión?

El TAS es un subtipo de depresión que se caracteriza por la aparición y desaparición de los síntomas en función de las estaciones del año. Aunque comparte muchos síntomas con otros tipos de depresión, como la depresión mayor, su patrón estacional es lo que lo distingue.

¿Qué causa el Trastorno Afectivo Estacional?

Se cree que el TAS está causado por varios factores, incluyendo cambios en los niveles de serotonina y melatonina, que están vinculados a la regulación del estado de ánimo y el sueño, respectivamente. Además, la disminución de la luz solar durante los meses de otoño e invierno puede alterar el reloj biológico del cuerpo, lo que puede llevar a síntomas de TAS.

¿Cómo se trata?

El tratamiento del TAS puede incluir psicoterapia, medicación antidepresiva y terapia de luz. La terapia de luz implica la exposición diaria a una luz brillante artificial para ayudar a regular los ritmos biológicos del cuerpo. La psicoterapia puede ayudar a la persona que tiene depresión a aprender a manejar el estrés y a lidiar con los pensamientos y comportamientos negativos que pueden acompañar al TAS.

¿Es el Trastorno Afectivo Estacional un trastorno a largo plazo?

El TAS puede ser un trastorno a largo plazo para algunas personas, con síntomas que aparecen y desaparecen con las estaciones del año. Sin embargo, con un tratamiento adecuado, es posible

manejar eficazmente los síntomas y mantener una calidad de vida normal.

¿Quiénes son más propensos a sufrirlo?

Cualquier persona puede desarrollar TAS, pero ciertos factores pueden aumentar el riesgo. Estos incluyen ser mujer, vivir lejos del ecuador, tener antecedentes familiares de TAS o depresión, y tener un trastorno de salud mental preexistente, como la depresión o el trastorno bipolar.

¿Qué impacto puede tener el Trastorno Afectivo Estacional en la vida cotidiana?

El TAS puede tener un impacto significativo en la vida cotidiana de una persona. Los síntomas como la tristeza persistente, la falta de energía, ataques de ansiedad y los cambios en el apetito y el sueño pueden dificultar el desempeño en el trabajo o la escuela, la participación en actividades sociales, e incluso las tareas diarias.

¿Puede prevenirse el Trastorno Afectivo Estacional?

No existe una manera segura de prevenir el TAS, pero algunas estrategias pueden ayudar a manejar los síntomas y prevenir su empeoramiento. Estos pueden incluir la terapia de luz, mantener una dieta saludable y un horario de sueño regular, y buscar apoyo emocional de amigos, familiares o un profesional de la salud mental.

¿Cómo se diferencia el Trastorno Afectivo Estacional en niños y adultos?

Aunque el TAS puede afectar a personas de todas las edades, los síntomas pueden variar. En los niños y adolescentes, los síntomas pueden incluir irritabilidad, problemas de comportamiento en la escuela, y sensación de tristeza o desesperanza. En los adultos, los síntomas pueden incluir una sensación de pesadez en los brazos y las piernas, cambios en el apetito y el sueño, síntomas de ataque de ansiedad y la pérdida de interés en las actividades diarias.

¿Cómo pueden ayudar los amigos y la familia a alguien con Trastorno Afectivo Estacional?

Los amigos y la familia pueden jugar un papel importante en el apoyo a alguien con TAS. Esto puede incluir entender la condición, ofrecer apoyo emocional, fomentar un estilo de vida saludable, y animar a la persona a buscar tratamiento si es necesario.

¿Puede el Trastorno Afectivo Estacional conducir a otros trastornos de salud mental?

El TAS puede aumentar el riesgo de otros trastornos de salud mental, como la depresión mayor y el trastorno de ansiedad. También puede complicar el tratamiento de estas condiciones, lo que hace aún más importante buscar ayuda si se sospecha de TAS.

¿Cómo se relaciona el Trastorno Afectivo Estacional con la falta de luz solar?

La luz solar juega un papel crucial en la regulación de nuestros ritmos circadianos, o reloj interno, que controla cuando nos sentimos despiertos y cansados. En los meses de invierno, la disminución de la luz solar puede desajustar este reloj interno, lo que puede llevar a síntomas de TAS.

¿Cuál es la relación entre el Trastorno Afectivo Estacional y la dieta?

Algunos estudios han sugerido que ciertos nutrientes, como el omega-3 y la vitamina D, pueden ayudar a

aliviar los síntomas del TAS. Sin embargo, es importante recordar que una dieta saludable no sustituye a un tratamiento médico adecuado.

¿Puede el ejercicio físico ayudar a aliviar los síntomas del Trastorno Afectivo Estacional?

El ejercicio físico regular puede ayudar a aliviar los síntomas del TAS, ya que libera endorfinas, mejora el estado de ánimo y puede ayudar a regular los patrones de sueño. Sin embargo, el ejercicio debe ser parte de un plan de tratamiento integral.

¿Cómo puede afectar el Trastorno Afectivo Estacional a la vida social?

Los síntomas del TAS, como la tristeza persistente, la falta de interés en las actividades habituales y los cambios en el sueño y el apetito, pueden dificultar la interacción social y el mantenimiento de las relaciones personales. A veces es útil saber qué no decir a una persona con depresión.

¿Cómo puede ayudar la meditación a las personas con Trastorno Afectivo Estacional?

La meditación, como los ejercicios de mindfulness, puede ser una herramienta útil para las personas con TAS, ya que puede ayudar a reducir el estrés, mejorar la concentración, aumentar la autoconciencia y fomentar la tranquilidad. Sin embargo, la meditación debe ser utilizada como parte de un plan de tratamiento integral y no como sustituto de la atención médica profesional.

¿Es el Trastorno Afectivo Estacional una enfermedad discapacitante?

En casos graves, el TAS puede ser incapacitante, dificultando la capacidad de una persona para funcionar en el trabajo, en la escuela o en las actividades sociales. Sin embargo, con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con TAS pueden manejar sus síntomas y llevar una vida normal.

¿Existen aplicaciones o recursos digitales útiles para las personas con Trastorno Afectivo Estacional?

Existen diversas aplicaciones y recursos digitales que pueden ser útiles para las personas con TAS. Estos incluyen aplicaciones de meditación y relajación, aplicaciones de seguimiento del estado de ánimo, y recursos en línea para el aprendizaje y el apoyo en materia de salud mental.

¿Qué estrategias de afrontamiento son útiles para el Trastorno Afectivo Estacional?

Las estrategias de afrontamiento para el TAS pueden incluir terapia de luz, ejercicio regular, mantener una dieta saludable y un horario de sueño regular, buscar apoyo emocional y, si es necesario, medicación. Es importante recordar que cada persona es diferente, y lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra.

¿Cómo se pueden manejar los cambios en el apetito y el sueño asociados con el Trastorno Afectivo Estacional?

Manejar los cambios en el apetito y el sueño asociados con el TAS puede ser un desafío. Mantener un horario regular de sueño y comer puede ser útil. Además, el ejercicio regular y una dieta balanceada pueden ayudar a regular el apetito y promover un sueño saludable.


Ahora que ya sabes mucho más de este curioso fenómeno, puedes hacer varias cosas:

  • Puedes dejar un comentario  en el post o preguntarme cualquier duda que tengas sobre lo que te he contado.
  • También puedes mandárselo a otra persona a la que le pueda interesar. Se le puede mandar por Whatsapp, por email o por redes sociales. Lo importante es que le llegue y le pueda ayudar.
  • Puedes leer cada semana más artículos como este y preguntarme directamente tus dudas haciendo click aquí.
  • Otra opción es pedir visita conmigo. Las tres opciones anteriores son gratis, esta no. Pero es que ahora hablamos de poder volver a hacer vida normal.

Trastorno afectivo estacional medicamentos

El Trastorno Afectivo Estacional (TAE) es una afección psicológica que se caracteriza por la aparición de síntomas depresivos durante ciertos períodos del año, usualmente en los meses de otoño e invierno. Es una forma de depresión que está estrechamente relacionada con las variaciones estacionales en la luz solar. Aunque la causa exacta del TAE aún no se conoce completamente, se cree que puede estar relacionada con la disminución de la luz solar durante los meses más cortos del año.

En cuanto al tratamiento del TAE, existen varios enfoques que pueden ser eficaces. Uno de los más comunes es la terapia con luz brillante o fototerapia. Este tratamiento implica la exposición diaria a una luz brillante y artificial, que imita la luz del sol natural. Se ha demostrado que este tipo de terapia es muy efectiva para reducir los síntomas del TAE, ya que ayuda a regular el reloj biológico del cuerpo y a aumentar los niveles de serotonina, un neurotransmisor que afecta el estado de ánimo.

Otra opción de tratamiento para el TAE es la medicación. Los antidepresivos, específicamente los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), se utilizan a menudo para tratar este trastorno. Estos medicamentos pueden ayudar a equilibrar los niveles de serotonina en el cerebro, lo que puede mejorar el estado de ánimo y aliviar otros síntomas de la depresión. Sin embargo, como todos los medicamentos, los antidepresivos pueden tener efectos secundarios y no son efectivos para todas las personas.

En algunos casos, la terapia cognitivo-conductual (TCC) puede ser útil para tratar el TAE. Esta forma de terapia se centra en cambiar los patrones de pensamiento negativos y en desarrollar habilidades de afrontamiento para manejar los síntomas del trastorno. La evidencia sugiere que la TCC puede ser tan efectiva como la medicación o la fototerapia para tratar el TAE, y puede tener beneficios duraderos incluso después de que se ha completado el tratamiento.

Es importante recordar que el diagnóstico y tratamiento del TAE debe ser realizado por un profesional de la salud mental. Si usted o alguien que conoce está experimentando síntomas de TAE, es crucial buscar ayuda profesional. Con el tratamiento adecuado, es completamente posible manejar eficazmente los síntomas del TAE y mantener una alta calidad de vida durante todo el año. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE

Canal gratuito de divulgación en salud mental.

Artículos relacionados

GUIA GRATUITA SOBRE ANTIDEPRESIVOS

Te ofrezco una guía gratuita con las respuestas a estas y muchas más preguntas que te puedas hacer sobre los antidepresivos y que quizás no te dejan dar el paso para empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios