Alcohol y depresión: ¿conoces cuál es su relación?

alcohol y depresion

¿Crees que el alcohol es una sustancia relajante? Muchas personas recurren al alcohol cuando se sienten deprimidas o nerviosas, ya que les hace sentirse mejor en ese justo momento. Sin embargo, si sabes qué es la depresión, sabrás también que no es la mejor manera como cuidar la salud mental. Y es que probablemente hayas escuchado que el alcohol no sólo es una sustancia adictiva, sino también que alcohol y depresión están muy relacionados: el alcohol provoca depresión.

Hoy te voy a hablar de la relación entre alcohol y depresión: como funciona esta relación, qué síntomas puede generar el alcohol y como evitar que todo ello derive en un problema. 

Contenidos

Alcohol y depresión: ¿Qué es un depresor?

Al contrario de lo que el nombre pudiera hacer imaginar, que una sustancia se considere un depresor no significa que deprime emocionalmente a una persona.

Sí, a veces también sucede. 

Pero, en sí, los depresores son un tipo de sustancia que inhibe o deprime nuestro sistema nervioso central (SNC) . 

Esto significa que cualquier cosa que se clasifique como depresor afectaría y ralentizaría la actividad de nuestro cerebro y sistema nervioso.

El alcohol, los barbitúricos, los tranquilizantes y el opio y sus derivados (morfina, codeína, heroína, metadona) son ejemplos de depresores del SNC.

Si usamos depresores del SNC, experimentamos una reducción en nuestra actividad cerebral y de la conciencia

Esto sucede porque el depresor bloquea mensajes de los receptores nerviosos a nuestro cerebro. 

Y ello hace cambiar nuestras emociones, juicios, movimientos, percepciones, sentidos y más.

Y es que, si consumimos depresores, instantáneamente somos más vulnerables a varios riesgos para la salud, lesiones e incluso a la muerte.

No nos hace sentir tristes cuando usamos la droga.

Al contrario, nos hacen sentir agradables y relajarnos, tranquilizando nuestras mentes. 

Pero cuando se abusa o se usan mal, las consecuencias se acumulan y estas sustancias se vuelven emocionalmente deprimentes hasta el punto de poner en peligro la vida.

Muchos depresores, como el alcohol, son muy adictivos y, si se abusa de ellos a largo plazo, pueden provocar síntomas de depresión y de otros trastornos de salud mental.

Alcohol y depresión: ¿es el alcohol un depresor?

Si bien muchas personas beben alcohol como estimulante o como una forma de sentirse mejor, la realidad es bien distinta.

Y es que el alcohol es un depresor del sistema nervioso central (SNC). 

¿Cómo lo hace?

El alcohol, al igual que otros depresores, perjudica y ralentiza la actividad física y psicológica. 

De esta manera, ralentiza la actividad cerebral y reduce su capacidad para tomar decisiones lógicas y racionales. 

También contribuye a un juicio distorsionado y menos inhibición, además de producir otros síntomas similares a otros depresores.

Debido a esto, mientras están intoxicadas (borrachas), muchas personas toman decisiones que nunca hubieran tomado si hubieran estado sobrias. 

Intoxicación por alcohol: una borrachera muy mal llevada

Si además no te andas con cuidado, beber demasiado alcohol de golpe conduce a una intoxicación (borrachera). 

Y esto es lo que te puede suceder en una intoxicación:

  • Habilidades motoras y coordinación deterioradas
  • Confusión y / o nubosidad mental
  • Deterioro cognitivo y de la memoria.
  • Habla arrastrada
  • La presión arterial baja con latidos cardíacos más lentos
  • Respiración más lenta o deprimida
  • Náuseas y / o vómitos
  • Euforia o convulsiones
  • Somnolencia o inconsciencia
  • Inestabilidad emocional y / o cambios de humor.

Cuando se abusa del alcohol y la persona está borracha, puede haber consecuencias graves y perjudiciales. 

Y es que en este estado puedes correr más riesgos y tomar decisiones que pueden ser un peligro para ti e incluso para otras personas. 

Incluso puede causar una sobredosis o intoxicación por alcohol que puede provocar la muerte.

Evidentemente cualquier intoxicación por alcohol hará que empeore el estado de una persona con depresión, ansiedad o cualquier problema de salud mental.

Efectos del alcohol sobre tu salud mental: depresión

Cuando se consume en cantidades limitadas o según las indicaciones de tu médico, el alcohol proporciona, a corto plazo, sensaciones de relajación y de reducción de los síntomas de ansiedad.

Sin embargo, “por debajo de esto” genera otros efectos.

Si bien el alcohol puede hacerte sentir mejor, sólo lo hace por un período corto de tiempo, de unos minutos.

Después, el alcohol sólo puede desanimarte, especialmente cuando se abusa de él y puede provocarte una depresión

Y es que, aunque hay una parte de la depresión que es hereditaria, la depresión también puede venir provocada por otros elementos, entre ellos el alcohol.

No es algo sorprendente. Muchas sustancias que tomamos habitualmente tienen un efecto en la salud mental. Por ejemplo, es conocida la relación entre café y ansiedad.

No es nada infrecuente que personas que consumen demasiado alcohol tengan depresión. Por ejemplo, es una de las causas frecuentes de los síntomas de depresión en hombres, que tienden a refugiarse más en las sustancias.

Respecto al alcohol, no sólo puede provocar depresión. Respecto a tu salud mental, puede hacer que empeore tu ansiedad, insomnio o cualquier síntoma esta. Y a la larga, y más si tienes depresión, deja secuelas en el cerebro.

Es por eso que al ir al psiquiatra o a otro profesional de la salud mental, oirás que se recomienda evitar el uso del alcohol en personas con problemas de su salud mental.

No es tanto por los problemas que el alcohol pueda dar con los medicamentos (que también, aunque no es lo principal): es más por el efecto directo del alcohol sobre la salud mental.

Alcohol, ansiedad y depresión

El alcohol es una sustancia que altera el sistema nervioso central y puede tener un impacto significativo en el estado de ánimo, la memoria y la concentración. Aunque algunas personas pueden recurrir al alcohol para aliviar temporalmente los síntomas de ansiedad y depresión, en realidad, el consumo de alcohol puede exacerbar estos trastornos a largo plazo. Los estudios muestran que las personas que abusan del alcohol tienen un riesgo mucho mayor de sufrir trastornos de ansiedad y depresión.

El alcohol puede parecer que disminuye la ansiedad porque afecta a los neurotransmisores del cerebro, que son los mensajeros químicos responsables de transmitir señales que regulan el pensamiento y el comportamiento.

Sin embargo, este alivio es solo temporal y puede llevar a una mayor ansiedad una vez que los efectos del alcohol desaparecen. Además, el consumo regular de alcohol puede alterar la química del cerebro y exacerbar los síntomas de la ansiedad a largo plazo.

Asimismo, el alcohol puede agravar la depresión al afectar el sueño, la energía y la concentración. Puede hacer que una persona se sienta más triste o desesperada y puede aumentar el riesgo de comportamiento suicida. Además, la depresión causada por el alcohol es mucho más difícil de tratar, ya que el alcohol puede interferir con los efectos de los medicamentos antidepresivos y puede hacer que los síntomas de la depresión sean más resistentes al tratamiento.

La relación entre el alcohol y los trastornos de ansiedad y depresión es compleja y bidireccional. Las personas que sufren de ansiedad y depresión pueden recurrir al alcohol como una forma de automedicación, pero el consumo de alcohol puede agravar estos trastornos y hacer que sean más difíciles de tratar. Por lo tanto, es importante buscar ayuda para el consumo de alcohol y los trastornos de ansiedad y depresión de manera simultánea.

Alcohol y síntomas de la depresión: El carrusel emocional que nadie quiere montar

Si alguna vez has intentado utilizar el alcohol como anestesia emocional, sabrás que la “felicidad” que proporciona es tan efímera como las historias de Instagram. Y aquí es donde la depresión entra en escena, como ese invitado no deseado que siempre se presenta en la peor de las fiestas.

Para empezar, el alcohol es un depresor del sistema nervioso central. Sí, has oído bien, un depresor. ¿Qué significa eso? Pues que, aunque al principio puedas sentirte como el alma de la fiesta, tarde o temprano, la otra cara de la moneda aparecerá. Y esa cara tiene el rostro de la depresión.

Alcohol y depresión: Señales que No Debes Ignorar

Es probable que, si consumes alcohol de forma regular y tienes síntomas de depresión, hayas notado que tus síntomas se agravan después de unas copas. Aquí tienes algunas de las señales más comunes que indican que estás en un carrusel emocional del que querrás bajarte:

  1. Estado de Ánimo Oscilante: Un minuto estás arriba, y al siguiente, te sientes como si llevaras una mochila llena de piedras.
  2. Retraimiento Social: El deseo de aislarte incluso en un entorno social. ¿De qué sirve estar rodeado de gente si te sientes solo?
  3. Ansiedad: Sentimientos amplificados de que todo va mal y nadie te comprende.
  4. Pensamientos Negativos: Un torrente de pensamientos negativos que parece no tener fin.
  5. Fatiga y Falta de Energía: Aunque al principio el alcohol te puede dar un impulso de energía, al final te deja agotado.

La Cruda Realidad

La interacción entre el alcohol y la depresión es como una relación tóxica: uno amplifica los peores rasgos del otro. Aunque pueda parecer que el alcohol te da un respiro momentáneo de tus síntomas, en realidad, es más como echarle gasolina a un fuego que ya está ardiendo.

En resumen, si estás lidiando con síntomas de depresión, el alcohol no es tu amigo, ni siquiera un amigo con derecho a roce. Es más bien un ‘stalker’ emocional que no trae nada bueno a tu vida.

Así que la próxima vez que pienses en mezclar alcohol y depresión, recuerda: algunos cócteles simplemente no deberían existir.

Alcohol y depresión: riesgos

Ahora que ya sabes que hay una clara relación entre alcohol y depresión, debes saber algunas cosas más.

Y es que, por ejemplo, las personas que tienen depresión y problemas de alcohol suelen tener un pronóstico peor que las que sólo tienen depresión.

Tiene su lógica: hay que tratar dos cosas en lugar de una sola.

Por otro lado, los tipos de depresión relacionados con el alcohol pueden dar más fácilmente síntomas de depresión grave y generan más riesgo de suicidio.

Además, el alcohol puede dañar la salud física (el hígado, la memoria…), lo que complica más el tratamiento de las depresiones (más preocupaciones para la persona, más posibilidades de que tomando antidepresivos te sienten peor…) y hace que sea mucho más difícil salir de la depresión.

Alcohol y depresión: tratamiento

De entrada es fundamental tener clara una cosa: si tienes una adicción al alcohol y depresión, la depresión no se mejorará si no se soluciona antes el problema con el alcohol.

Y es que la explicación la tienes al principio de este artículo: el alcohol, él solito, provoca depresión.

Por más que te den medicamentos antidepresivos, el alcohol, de algún modo, “anula sus efectos” y no deja que la depresión se cure.

Por eso, si tú o alguien que conoces bebe una cantidad de alcohol que le perjudica, es importante pedir ayuda. Es el momento de encontrar un buen psiquiatra y empezar el tratamiento.

En esta patología (como en la mayoría en salud mental) psiquiatra y psicólogo trabajan conjuntamente para ayudarte.

Y es que la psicoterapia es la otra parte imprescindible del tratamiento de los problemas de alcohol.

En la medida de lo posible, evita el uso de alcohol y habla con un profesional sobre cómo puede dar los pasos iniciales hacia la sobriedad.

Tratamiento de la dependencia del alcohol

Cuando tenemos un problema de alcohol y depresión, hay que empezar por tratar el problema de alcohol. O hacerlo a la vez.

Pero sin tratar el problema de alcohol no podrás superar la depresión.

El tratamiento de la dependencia del alcohol, suele conllevar dos fases:

  • Fase de desintoxicación: es un periodo de tiempo en que el cuerpo “tiene que limpiarse” de los efectos del alcohol. En esta fase hay que evitar que aparezcan síntomas de abstinencia del alcohol, ya que pueden ser peligrosos. Por eso, esta fase se realiza muchas veces con un ingreso en una unidad adecuada o con una supervisión estrecha por parte de los médicos y familiares.
  • Fase de deshabituación: en este periodo se trabaja, con psicoterapia, para evitar recaídas en el consumo, para hacer desaparecer la “adicción psicológica” al alcohol y establecer conductas sanas que ayuden a la persona con el problema a mantenerse alejado de la sustancia.

Tratamiento de la depresión en personas con dependencia del alcohol

A la vez que se empieza la desintoxicación o la deshabituación, se puede empezar el tratamiento para la depresión.

El tratamiento de la depresión en personas con problemas de alcohol es muy similar al tratamiento de la depresión en general:

Antidepresivos y alcohol

El uso de antidepresivos y alcohol simultáneamente puede tener consecuencias graves para la salud.

Los antidepresivos son medicamentos que se utilizan para tratar distintos tipos de trastornos depresivos. Su función es equilibrar los niveles de neurotransmisores en el cerebro, lo que ayuda a mejorar el estado de ánimo y a disminuir los sentimientos de tristeza y desesperanza. Por otra parte, el alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso central, lo que significa que ralentiza la actividad cerebral.

El consumo de alcohol puede interferir con la efectividad de los antidepresivos. El alcohol tiene un efecto sedante que puede intensificar los efectos secundarios de los antidepresivos, como la somnolencia, la fatiga y las dificultades de coordinación. Además, debido a que el alcohol y los antidepresivos afectan a los mismos neurotransmisores en el cerebro, el uso simultáneo de ambas sustancias puede causar un desequilibrio químico en el cerebro.

Además, el consumo de alcohol puede agravar los síntomas de la depresión, lo que contrarresta los beneficios de los antidepresivos. El alcohol puede incrementar los sentimientos de tristeza, desesperanza y ansiedad, lo que puede empeorar el estado de ánimo de una persona con depresión. De hecho, los estudios científicos han encontrado que las personas que consumen alcohol mientras toman antidepresivos tienen más probabilidades de experimentar un empeoramiento de los síntomas depresivos.

Preguntas frecuentes (FAQ’s)

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza por sentimientos persistentes de tristeza, desesperanza, falta de energía y dificultades para disfrutar de las actividades diarias (lo que es la anhedonia). Puede afectar a cualquier persona, independientemente de su edad, género o antecedentes. No es simplemente sentirse “triste” o “bajo el tiempo”; es una enfermedad seria que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona.

¿Cómo se relaciona el alcohol con la depresión?

El alcohol es un tipo de droga conocida como depresora del sistema nervioso central. Esto significa que puede ralentizar o alterar ciertos procesos y funciones cerebrales, lo que puede llevar a sentimientos de relajación y euforia en el corto plazo. Sin embargo, el consumo frecuente y pesado de alcohol puede alterar el equilibrio químico del cerebro, lo que puede contribuir al desarrollo de la depresión.

¿Puede el alcohol causar depresión?

Aunque la relación entre el alcohol y la depresión es compleja, se sabe que el consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión. El alcohol puede alterar los procesos cerebrales y las respuestas emocionales, lo que puede crear un ciclo de depresión y consumo de alcohol.

¿Puede la depresión llevar al consumo de alcohol?

Sí, muchas personas pueden recurrir al alcohol como una forma de automedicación, tratando de aliviar los sentimientos de tristeza, ansiedad o estrés que pueden estar experimentando debido a su depresión. Sin embargo, esto puede llevar a un círculo vicioso, ya que el alcohol puede exacerbar los síntomas de la depresión a largo plazo.

¿Es común la depresión entre las personas que beben mucho?

Sí, es bastante común. De hecho, las personas que sufren de alcoholismo tienen hasta tres veces más probabilidades de padecer depresión que las que no lo hacen.

¿Cómo se diagnostica la depresión en alguien que consume mucho alcohol?

El diagnóstico de la depresión en alguien que consume mucho alcohol puede ser complicado debido a la superposición de síntomas. Sin embargo, para saber si tienes depresión, los profesionales de la salud mental suelen utilizar una combinación de evaluaciones clínicas, como entrevistas y cuestionarios, y a veces pruebas de laboratorio para llegar a un diagnóstico.

¿Cómo se trata la depresión y el alcoholismo?

El tratamiento de la depresión y el alcoholismo generalmente implica una combinación de terapia, medicación y cambios en el estilo de vida. La terapia puede ayudar a una persona a comprender y cambiar los patrones de pensamiento que pueden estar contribuyendo a su depresión y al consumo de alcohol. Las medicaciones, como los antidepresivos y los medicamentos para el alcoholismo, también pueden ser útiles.

¿Qué puede hacer un amigo o familiar para ayudar?

Los amigos y familiares pueden desempeñar un papel crucial al ayudar a una persona que tiene depresión y alcoholismo. Esto puede incluir ayudarles a buscar tratamiento, ofrecer apoyo emocional, animarlos a adoptar hábitos saludables y evitar el consumo de alcohol.

¿El consumo de alcohol empeora los síntomas de la depresión?

Sí, el consumo de alcohol puede empeorar los síntomas de la depresión. Aunque puede proporcionar un alivio temporal de algunos síntomas, el alcohol puede aumentar la tristeza, la ansiedad y los sentimientos de desesperanza asociados con la depresión.

¿El alcohol puede interferir con los medicamentos para la depresión?

Sí, el alcohol puede interferir con la efectividad de los medicamentos para la depresión, lo que puede hacer que los síntomas sean más difíciles de manejar. También puede aumentar el riesgo de efectos secundarios graves.

¿Por qué es importante buscar ayuda si se padece de depresión y se consume alcohol?

Es importante buscar ayuda si se padece de depresión y se consume alcohol porque estos dos problemas pueden retroalimentarse mutuamente, creando un ciclo destructivo. Con el tratamiento adecuado, es posible romper este ciclo y mejorar la calidad de vida.

¿Cómo puedo ayudar a un ser querido que está lidiando con la depresión y el alcoholismo?

Si un ser querido está lidiando con la depresión y el alcoholismo, puedes ayudarlo de varias maneras. Esto puede incluir animarlo a buscar ayuda profesional, ofrecer un apoyo emocional incondicional, evitar el consumo de alcohol en su presencia y educarte sobre la depresión y el alcoholismo para comprender mejor lo que está experimentando.

¿Existe un vínculo genético entre el alcoholismo y la depresión?

Sí, existe evidencia de que tanto el alcoholismo como la depresión pueden tener un componente genético. Sin embargo, los factores genéticos son solo una parte de la ecuación. También pueden influir otros factores, como el medio ambiente y las experiencias de vida.

¿Cómo puede la terapia ayudar en el tratamiento del alcoholismo y la depresión?

La terapia puede ser una herramienta muy efectiva en el tratamiento del alcoholismo y la depresión. Puede ayudar a las personas a entender las raíces de sus problemas, a desarrollar estrategias para manejar los síntomas y a establecer metas para la recuperación.

¿Existe alguna manera de prevenir el alcoholismo y la depresión?

Aunque no existe una manera segura de prevenir el alcoholismo y la depresión, existen estrategias que pueden reducir el riesgo. Esto puede incluir mantener un estilo de vida saludable, buscar ayuda temprana si se experimentan síntomas de depresión o problemas con el alcohol, y evitar el consumo excesivo de alcohol.

¿Qué papel juegan los grupos de apoyo en el tratamiento del alcoholismo y la depresión?

Los grupos de apoyo pueden ser una parte valiosa del tratamiento del alcoholismo y la depresión. Pueden proporcionar un espacio seguro para compartir experiencias, aprender de los demás y recibir apoyo emocional.

¿Cómo afecta el alcoholismo a largo plazo a la salud mental?

El alcoholismo a largo plazo puede tener efectos devastadores en la salud mental. Puede aumentar el riesgo de depresión y otros trastornos mentales, interferir con el funcionamiento cognitivo y emocional y disminuir la calidad de vida general.

¿Cómo puedo saber si mi consumo de alcohol es problemático?

Algunos signos de que el consumo de alcohol puede ser problemático incluyen beber para enfrentar los problemas emocionales, incapacidad para controlar la cantidad de alcohol que se consume, problemas en las relaciones o en el trabajo debido al consumo de alcohol, y experimentar síntomas de abstinencia cuando se intenta dejar de beber.

¿Qué efectos tiene el alcohol en el cerebro?

El alcohol puede tener una serie de efectos en el cerebro. Puede alterar los niveles de neurotransmisores, lo que puede afectar el estado de ánimo, el comportamiento y la función cognitiva. También puede causar daño a largo plazo a las células del cerebro.

¿Cómo puede afectar el alcoholismo a las relaciones personales?

El alcoholismo puede tener un impacto significativo en las relaciones personales. Puede llevar a la deshonestidad, el incumplimiento de las responsabilidades y el conflicto. También puede poner a los seres queridos en situaciones difíciles y estresantes.

¿Cómo se puede recuperar alguien de la depresión y el alcoholismo?

La recuperación de la depresión y el alcoholismo es posible con el tratamiento adecuado y el apoyo. Esto puede incluir terapia, medicación, cambios en el estilo de vida, y apoyo de amigos, familiares y grupos de apoyo. La recuperación puede ser un proceso largo y desafiante, pero es completamente posible y vale la pena el esfuerzo.

¿Te ha resultado interesante este post? 

Si es así, compártelo para que pueda ser útil a otras personas.

Puedes leer cada semana más artículos como este y preguntarme directamente tus dudas haciendo click aquí.

Y si estás pasándolo mal y has decidido pedir ayuda, no dudes en solicitar una visita conmigo. Nos pondremos manos a la obra para ayudarte a volver a sentirte bien.

2 comentarios

  1. Hola doctor.
    Muy interesante el post. Una pregunta, los ansiolíticos a largo plazo también pueden provocar una depresión?..no me refiero a un abuso donde entiendo que si la produciria, me refiero a un ansiolítico pautado pero a largo plazo..gracias!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GUIA GRATUITA SOBRE ANTIDEPRESIVOS

Te ofrezco una guía gratuita con las respuestas a estas y muchas más preguntas que te puedas hacer sobre los antidepresivos y que quizás no te dejan dar el paso para empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios