Delirios: qué son, tipos de delirio y tratamiento

delirios

En un mundo donde la salud mental cada vez cobra mayor importancia, es esencial profundizar en conceptos claves que a menudo son malinterpretados o poco comprendidos. Uno de estos conceptos es el delirio, un fenómeno psicológico que ha sido objeto de innumerables debates y estudios. Pero, ¿qué son los delirios realmente?. Esta pregunta no solo despierta la curiosidad de profesionales de la salud mental, sino también de aquellos que, de alguna manera, pueden verse afectados por esta experiencia tan compleja y multifacética.

Los delirios (popularmente también llamados paranoias), a menudo envueltos en un halo de misterio y estigma, son mucho más que simples malentendidos o fantasías.

1. Definición y Características Clínicas de los Delirios

Los delirios, a menudo malentendidos en la cultura popular y en los medios de comunicación, son en realidad un fenómeno neurológico complejo y multifacético.

Su comprensión adecuada es crucial tanto para los profesionales de la salud mental como para aquellos que pueden verse afectados directa o indirectamente por ellos.

¿Qué Son los Delirios?

Un delirio se puede definir como una creencia irracional y firme que se mantiene con convicción, a pesar de pruebas o argumentos en contra.

Estas creencias son inusualmente persistentes y suelen ser muy específicas. Difieren de las simples equivocaciones, opiniones o malentendidos en su intensidad y resistencia al cambio, incluso frente a la evidencia clara que las contradice. Los delirios pueden ser tan convincentes que quienes los experimentan pueden rechazar cualquier intento de corrección, lo cual puede llevar a significativos desafíos en su tratamiento y manejo.

Los delirios varían ampliamente en su contenido y pueden abarcar una gran variedad de temas.

A diferencia de las alucinaciones, que involucran percepciones sensoriales inexistentes, los delirios se centran en creencias y pensamientos. Es importante destacar que no son síntomas exclusivos de trastornos psicóticos como la esquizofrenia; también pueden presentarse en trastornos del ánimo, como síntomas de la depresión mayor o síntomas del trastorno bipolar, e incluso en algunos trastornos neurológicos.

Características Principales de los Delirios

  • Firmeza en la Creencia: son mantenidos con una convicción inquebrantable, independientemente de lo improbable que pueda parecer la creencia y a pesar de la evidencia en contrario.
  • Resistencia al Cambio: Es difícil, si no imposible, convencer a una persona con delirios de que su creencia puede ser incorrecta.
  • Impacto en el Comportamiento: Estas creencias pueden influir significativamente en el comportamiento de la persona, a menudo llevando a acciones que pueden parecer irracionales o incomprensibles para los demás.

Y es que un delirio no es una opinión, si no un síntoma de una enfermedad: al igual que no puedes quitar la fiebre con palabras, tampoco lo puedes hacer con un delirio.

2. Tipos de Delirios Más Comunes

Los delirios son variados y complejos, manifestándose de múltiples maneras. Aquí exploramos los tipos de delirio más comunes, con ejemplos concretos para una mejor comprensión.

Delirios de Persecución o Paranoide

Este tipo de delirio involucra la creencia de ser perseguido.

Por ejemplo, una persona puede creer que agentes secretos están constantemente vigilándola, o que sus colegas están planeando sabotear su carrera. Estas creencias provocan una ansiedad significativa y pueden llevar a un comportamiento evasivo o defensivo.

Delirios de Grandeza o Megalomaníaco

Los delirios de grandeza son un tipo de delirio que se caracteriza por creencias de tener habilidades, importancia o identidad exageradas.

Un ejemplo podría ser una persona que cree firmemente que es un inventor genial destinado a cambiar el mundo con sus ideas, a pesar de no tener experiencia o educación en el campo de la invención.

Delirios de perjuicio

En este tipo de delirio la persona cree ser perjudicada por terceros.

Así, puede creer que la familia quiere quitarle el dinero, que la quieren meter en la cárcel por algo que no ha hecho…

Delirios de Referencia o Autorreferenciales

En los delirios de referencia, eventos ordinarios se interpretan como teniendo significados especiales hacia uno mismo.

Un ejemplo sería alguien que cree que las noticias de televisión están enviando mensajes codificados específicamente para él o ella, que la gente en un restaurante le está mirando fijamente o que los patrones del tráfico están organizados para comunicar algo importante.

Delirios Somáticos

Estos delirios implican preocupaciones irracionales sobre la salud física.

Por ejemplo, una persona puede estar convencida de que tiene un órgano dañado o una enfermedad rara sin base médica, a pesar de los resultados normales de múltiples exámenes médicos.

Otros Tipos de Delirios

Entre los delirios menos comunes, encontramos los celotípicos, donde una persona puede creer, sin fundamento, que su pareja le es infiel. Los erotomaníacos pueden manifestarse en la convicción de que una celebridad desconocida está secretamente enamorada de la persona. En los delirios nihilistas, alguien puede creer que el mundo está a punto de terminar en una catástrofe.

Cada tipo de delirio tiene sus propias características y desafíos en términos de diagnóstico y tratamiento.

3. Tipos de Delirios en Condiciones Específicas

Los delirios no ocurren exclusivamente en el contexto de trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia. Pueden manifestarse también en diversas condiciones específicas, cada una presentando características y desafíos únicos. Aquí examinamos cómo se presentan en los ancianos, en personas con Alzheimer, y en aquellos con esquizofrenia.

Delirios en Ancianos

Los delirios en ancianos a menudo están vinculados a cambios cognitivos relacionados con la edad o a condiciones médicas subyacentes.

Por ejemplo, un anciano puede desarrollar delirios de persecución, creyendo erróneamente que sus cuidadores están intentando hacerle daño o robarle.

Estos pueden ser desencadenados por enfermedades como la demencia, infecciones, desequilibrios electrolíticos, o incluso como efectos secundarios de ciertos medicamentos.

Delirios en la enfermedad de Alzheimer

En la enfermedad de Alzheimer, los delirios suelen ser un síntoma común, especialmente en etapas intermedias y avanzadas. Pueden incluir creencias infundadas de que están siendo robados, que su cónyuge es un impostor (síndrome de Capgras), o que personas fallecidas están vivas. Estos delirios pueden ser particularmente angustiantes tanto para el paciente como para sus cuidadores, y requieren un manejo cuidadoso y empático.

Esquizofrenia y Delirios

La esquizofrenia es quizás la enfermedad más asociada con los delirios. Los diferentes tipos de esquizofrenia pueden generar delirios ser extremadamente variados, desde creencias paranoides hasta paranoias de grandeza o de influencia.

Por ejemplo, un paciente con esquizofrenia puede creer que está siendo controlado por una tecnología avanzada o que tiene una misión especial encomendada por una entidad superior. El manejo de los delirios en la esquizofrenia es complejo y requiere un enfoque multidisciplinario.

4. Causas y Factores de Riesgo

Entender las causas y factores de riesgo que contribuyen al desarrollo de delirios es fundamental para prevenir y tratar estos trastornos.

Aunque el origen puede ser multifacético, involucrando una combinación de factores genéticos, biológicos, psicológicos y ambientales, hay ciertos aspectos que suelen estar presentes con mayor frecuencia.

Trastornos Psiquiátricos Asociados

Delirio Estructurado en Trastornos Psiquiátricos

El «delirio estructurado» se refiere a delirios que están bien organizados y coherentes, y que a menudo se encuentran en trastornos psiquiátricos específicos. Por ejemplo, en la esquizofrenia, los delirios pueden formar un sistema de creencias complejo y detallado que parece lógico y real para la persona que los experimenta.

Otros trastornos psiquiátricos asociados con paranoias incluyen el trastorno delirante (antes conocido como paranoia), trastorno bipolar y los síntomas de la depresión mayor con características psicóticas.

Trastorno Delirante

En el trastorno delirante, los delirios suelen ser el síntoma principal y pueden ser de varios tipos, incluyendo persecutorios, de celos, somáticos, entre otros.

A diferencia de la esquizofrenia, las personas con trastorno delirante a menudo no presentan otras características de pensamiento desorganizado o alucinaciones significativas. Además el tema del que trata el delirio suele ser característicamente muy creíble (creer falsamente que le hacen moobing, por ejemplo).

Influencias Biológicas y Ambientales

Factores Biológicos

Los factores biológicos pueden incluir la genética, alteraciones neuroquímicas, y problemas estructurales o funcionales en el cerebro.

Estudios han sugerido que ciertas áreas del cerebro, como el lóbulo frontal y el sistema límbico, pueden jugar un papel importante en la formación de delirios. Asimismo, desequilibrios en neurotransmisores como la dopamina y la serotonina se han asociado con la aparición de estas paranoias.

Factores Ambientales

Los factores ambientales, como el estrés extremo, el aislamiento social, el abuso de sustancias, y experiencias traumáticas, también pueden contribuir al desarrollo de delirios. Estos factores pueden actuar como desencadenantes en individuos con una predisposición genética o biológica a desarrollar trastornos psiquiátricos.

5. Impacto de los Delirios en la Salud Mental y la Vida Cotidiana

Los delirios no solo afectan la percepción de la realidad de una persona, sino que también tienen un profundo impacto en su bienestar emocional y en sus relaciones interpersonales.

Efectos en la Salud Mental

Angustia y Aislamiento

Los delirios pueden ser una fuente significativa de angustia. La persona puede sentirse constantemente amenazada, incomprendida o frustrada por la incapacidad de otros para reconocer lo que para ella es una verdad indiscutible. Esto puede llevar a un aislamiento social, ya que se sienten incomprendidos o rechazados por aquellos que no comparten sus creencias delirantes.

Ansiedad y Depresión

Los delirios a menudo coexisten con síntomas de ansiedad y depresión. La ansiedad puede ser una respuesta directa a delirios persecutorios o de referencia, mientras que la depresión puede surgir como una reacción al aislamiento social y a las dificultades cotidianas que las paranoias pueden crear.

Consecuencias en las Relaciones y la Vida Social

Desafíos en las Relaciones Personales

Los delirios pueden poner una tensión significativa en las relaciones personales.

Los seres queridos pueden sentirse confundidos, frustrados o heridos por las creencias delirantes. Por ejemplo, un delirio de celos infundado puede causar conflictos significativos en una relación de pareja.

Impacto en la Vida Laboral y Social

En el ámbito laboral y social, los delirios pueden llevar a comportamientos o decisiones inapropiados, afectando el desempeño y las interacciones cotidianas. Una persona con delirios de grandeza puede tomar decisiones laborales irracionales, mientras que alguien con paranoias de persecución puede evitar situaciones sociales o laborales por miedo a ser «atacado» o «vigilado».

El impacto de los delirios en la salud mental y en la vida cotidiana subraya la necesidad de intervenciones terapéuticas y de apoyo. En las siguientes secciones, exploraremos cómo se diagnostican y los desafíos asociados a su tratamiento y manejo.

6. Tratamientos y Estrategias de Afrontamiento para los Delirios

El tratamiento de los delirios es un proceso complejo que requiere un enfoque personalizado, combinando métodos farmacológicos y psicosociales.

Aunque pueden ser persistentes, un tratamiento adecuado puede mejorar significativamente la calidad de vida.

Opciones Terapéuticas

Medicación: Un Enfoque Detallado

La medicación es la piedra angular en el tratamiento de los delirios, especialmente en trastornos como la esquizofrenia y el trastorno delirante.

Los antipsicóticos son los más comunes y se utilizan para disminuir la intensidad de los delirios. Estos medicamentos actúan sobre los neurotransmisores en el cerebro, principalmente la dopamina, que se cree juega un papel crucial en la formación de estas paranoias.

Existen varios tipos de antipsicóticos, incluyendo los típicos (o de primera generación) y los atípicos (o de segunda generación). Los antipsicóticos atípicos, como la risperidona, olanzapina y quetiapina, suelen preferirse debido a su perfil de efectos secundarios más favorable.

Sin embargo, la elección del medicamento y la dosificación dependen de varios factores, incluyendo la severidad de los delirios, la presencia de otros síntomas y condiciones coexistentes, y la respuesta individual del paciente.

Es importante un seguimiento regular por parte de un psiquiatra para ajustar la medicación según sea necesario y para monitorear cualquier efecto secundario, como problemas metabólicos, aumento de peso o sedación. Además, en algunos casos, pueden utilizarse otros tipos de medicación en combinación con antipsicóticos, como antidepresivos, ansiolíticos o estabilizadores del ánimo, para tratar síntomas coexistentes.

Terapia Psicológica

La terapia cognitivo-conductual y otras formas de terapia psicológica pueden ser efectivas en ayudar a las personas a reconocer y desafiar sus creencias delirantes, aunque no tendrán eficacia en este sentido si la persona no se toma medicación antipsicótica.

Estas terapias también pueden enseñar habilidades de afrontamiento para manejar la ansiedad y mejorar las habilidades sociales y de comunicación.

Estrategias de Afrontamiento y Apoyo

El apoyo familiar y educacional, técnicas de relajación y manejo del estrés, y modificaciones ambientales son esenciales para complementar el tratamiento médico. Estas estrategias ayudan a crear un entorno de apoyo que puede reducir la frecuencia e intensidad de los delirios.

7. Desmontando Mitos: Lo que los Delirios No Son

A lo largo de los años, los delirios han sido rodeados de mitos y malentendidos. Es crucial desmontar estos mitos para fomentar una mayor comprensión y empatía hacia quienes los experimentan.

Los Delirios No Son Simplemente «Fantasías»

A diferencia de las fantasías o la imaginación vívida, los delirios son creencias firmes y a menudo inamovibles que no se disipan incluso frente a la evidencia en contra. No son una elección o un capricho de la mente, sino síntomas de enfermedades.

Los Delirios No Indican «Locura»

Es un error común asociar los delirios con la «locura». Los delirios son síntomas de trastornos psiquiátricos o neurológicos que requieren comprensión y tratamiento médico, no estigmatización.

Los Delirios No Son Siempre Evidentes

No todos los delirios son extravagantes o fácilmente reconocibles. Algunos pueden ser sutiles y estar profundamente arraigados en experiencias y percepciones personales, lo que los hace difíciles de identificar.

Desmontar estos y otros mitos es vital para mejorar el entendimiento y el tratamiento de los delirios, y para apoyar de manera efectiva a quienes los padecen.


Si te encuentras con ansiedad o depresión o si tienes un ser querido que lo está haciendo, ponemos a tu disposición a nuestros psiquiatras online y te invitamos a solicitar una visita en nuestra consulta.

Nuestro equipo de profesionales está comprometido a proporcionar un enfoque integral y personalizado para ayudarte a resolver la depresión y mejorar tu calidad de vida

Sobre el autor

David Urbano

Nº de colegiado: 080840645

  • Experiencia de más de 15 años en psiquiatría comunitaria y hospitalaria.
  • Universidad de Barcelona
  • Parc Sanitari Sant Joan de Déu
  • Posgrado de terapia de pareja & terapia breve estratégica
  • Posgrado psiquiatría legal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE A MI CANAL DE YOUTUBE

Canal gratuito de divulgación en salud mental.

Artículos relacionados

GUIA GRATUITA SOBRE ANTIDEPRESIVOS

Te ofrezco una guía gratuita con las respuestas a estas y muchas más preguntas que te puedas hacer sobre los antidepresivos y que quizás no te dejan dar el paso para empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios