Ansiedad: dolor en el pecho y otros síntomas físicos que puedes notar.

ansiedad dolor pecho síntomas físicos

Imagina que estás en el sofá y de repente notas ahogo. O que sales a la calle y parece que te tambaleas. O que de repente te duele tanto la cabeza que corres al botiquín a tomarte algo. Aparte de poder ser otras cosas, estas son maneras en que se manifiesta la ansiedad, como también el dolor o la presión en el pecho. Son los síntomas físicos de la ansiedad.

Y es que aunque mucha gente no lo sabe si no lo ha sufrido, tener ansiedad no es sólo notarse nervioso. La ansiedad puede manifestarse de muchas maneras.

Y una de las más frecuentes es a través de síntomas que parecen de origen físico pero que son culpa de la ansiedad.

Lo veo cada día en mi consulta de psiquiatra online.

Y es la patología más frecuente que visitan psiquiatra y psicólogo.

Por eso, en este artículo te voy a explicar como se puede manifestar la ansiedad en tu cuerpo. Y no sólo eso, sino cómo actuar si se presentan estos síntomas.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es un sentimiento de miedo, temor e inquietud que puede ser una reacción normal al estrés. 

Por ejemplo, es la reacción que puede aparecer cuando tienes un problema en el trabajo o antes de un examen y puede ser del todo normal. 

¿Es mala la ansiedad?

Pues en realidad, de entrada no.

Y es que la ansiedad es un mecanismo que existe para avisar al cuerpo ante una situación en la que tiene que estar alerta.

El ejemplo clásico, es el de que la ansiedad es lo que hace que corras a toda velocidad si te encuentras con un león en medio de la selva. Si nada te activara, el león ya tendría banquete…

O el del examen: en general, los días antes de un examen, la gente “se pone las pilas” y estudian más porque un cierto nivel de ansiedad les activa y ayuda al estudio.

Pero el problema viene cuando la ansiedad es demasiado fuerte o aparece en situaciones en las que no conviene o incluso continuamente. En estos casos, la ansiedad ya no es tan buena…

Ansiedad y dolor en el pecho: ¿qué son los síntomas físicos de la ansiedad?

La ansiedad puede manifestarse de distintas maneras.

Probablemente, lo más habitual es relacionar la ansiedad con manifestaciones de tipo “psicológico”: notarse inquieto, agobiado, incluso triste y con ganas de marcharse de un lugar… Esto hace que a veces haya personas que lo confundan con lo que es la depresión.

Pero hay otros tipos de maneras en las que la ansiedad se puede manifestar.

Los síntomas físicos de la ansiedad son una de ellas.

Y es que es muy habitual que la ansiedad se presente a través de distintas molestias en el cuerpo, que parece que sean problemas físicos pero que en realidad son debidos a la ansiedad.

Quizás los más típicos sean el dolor o presión en el pecho, pero la ansiedad tiene otras muchas manifestaciones físicas.

La lista puede ser muy larga y te mencionaré sólo los más habituales:

  • Molestias digestivas: ardor en el estómago, sensación de tener el estómago lleno, diarrea o estreñimiento, gases, boca seca, náuseas…
  • Sensación de dificultad para respirar, respiración rápida y superficial, ahogo.
  • Palpitaciones.
  • Pulso rápido.
  • Presión o dolor en el pecho.
  • Sudoración.
  • Temblor.
  • Hormigueo.
  • Dolor de cabeza tensional (como si llevaras un casco que te apretara).
  • Fatiga excesiva.
  • Tensión muscular.
  • Mareo, vómitos, vértigo.
  • Micciones frecuentes.

¿Son peligrosos los síntomas físicos de la ansiedad?

Si sabemos que son a causa de la ansiedad, no

No, en el sentido que no te va a pasar nada peligroso o grave a tu cuerpo: no te vas a ahogar, no se te va a parar el corazón, no te vas a caer y abrir la cabeza…

Y es que los síntomas son tan desagradables que es fácil que hagan pensar a la persona que los padece que le puede pasar algo muy grave, incluso morir o “perder la cabeza”.

Pero hay que tener claro que, a pesar de ser muy desagradables, no son físicamente peligrosos.

Eso sí, primero de todo tenemos que saber que estos síntomas son debidos a la ansiedad.

¿Qué hacer si la ansiedad me da dolor o presión en el pecho?

Ir al médico.

Sobretodo si es la primera vez que notas dolor o presión en el pecho y nunca has tenido ansiedad.

Y lo mismo sucede con el resto de síntomas físicos: lo primero de todo es descartar que no sean realmente físicos.

Que no tengas un vértigo por un problema en el oído o ardor en el estómago por una gastritis, por ejemplo….

Evidentemente, es este caso, el problema no es de ansiedad y el tratamiento para resolverlo no tiene nada que ver con la salud mental.

El dolor en el pecho asociado con la ansiedad se percibe de forma diferente en cada persona. Algunas personas pueden experimentar dolor en el pecho de forma gradual. Para otras, el dolor puede ser repentino e inesperado. El dolor en el pecho por ansiedad puede describirse como:

  • dolor agudo y punzante
  • dolor persistente en el pecho
  • una contracción muscular inusual o un espasmo en el pecho
  • ardor, entumecimiento o un dolor sordo
  • presión incisiva
  • tensión u opresión en el pecho

Si no tienes antecedentes de dolor en el pecho con ansiedad, es posible que te alarmes. Muchas personas asumen que están teniendo un ataque cardíaco y van a la sala de emergencias del hospital para recibir tratamiento.

Pero si tu médico ve que no hay problemas en el corazón, en el estómago o donde corresponda y además detecta otros síntomas de ansiedad, entonces se podrá empezar un tratamiento para esta.

¿Cuál es el tratamiento de los síntomas físicos de la ansiedad?

Una vez queda claro que los síntomas físicos son debidos a la ansiedad, podemos empezar a tratarlos.

No es nada extraño que se tarde mucho en llegar a esta conclusión.

Y es que muchas personas pasan un largo tiempo realizándose pruebas o tomando tratamientos para otras cosas porque a veces resulta complicado descartar las causas físicas y detectar el problema de ansiedad.

Pero una vez detectado, se pueden empezar a hacer tratamientos para ayudarte a recuperarte.

En función de la gravedad de cada caso, se plantean un tipo de tratamiento u otro.

  • De entrada, es una buena idea evitar sustancias que puedan empeorar la ansiedad: café y ansiedad están muy relacionados, al igual que bebidas energéticas y otros productos que contengan cafeína u otras sustancias estimulantes (té, bebidas de cola…).
  • Hay situaciones leves donde la psicoterapia es el tratamiento a plantear de entrada y en caso de no haber mejoría, se plantea el uso de medicamentos. También pueden usarse antidepresivos y si la persona se siente peor, cambiar a psicoterapia. O combinar las dos cosas, que suele ser lo más eficaz.
  • En situaciones moderadas o graves suele ser necesario el uso de medicamentos. Aunque muchas personas son tratadas solamente con medicamentos ansiolíticos, el tratamiento es mejor con medicamentos antidepresivos, dado que son más eficaces y más seguros. Los ansiolíticos, de todos modos, pueden ser muy útiles mientras se espera que el antidepresivo empiece a funcionar. Se recomienda además usar también la psicoterapia, dado que los mejores resultados se obtienen con la combinación de los antidepresivos con esta.

Dolor en el pecho por ansiedad: tratamiento con medicamentos

El tratamiento con medicamentos de los síntomas físicos de la ansiedad se hace habitualmente con antidepresivos.

Y es que, aunque los ansiolíticos son útiles porque actúan rápido, los antidepresivos son más eficaces.

Los antidepresivos más usados son los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS). Este grupo de antidepresivos es el más usado por su eficacia y seguridad. Además sus efectos secundarios suelen ser leves y transitorios.

Por todo esto, las opiniones de las personas que toman ISRS suelen ser positivas en cuanto a cómo les funcionan:

Pero si los ISRS no funcionan, existen otros antidepresivos muy eficaces en la ansiedad. Por ejemplo:

Además de antidepresivos, se pueden usar otros medicamentos.

Por ejemplo, los ansiolíticos pueden ser muy útiles, sobretodo si se usan bien mientas los antidepresivos empiezan a funcionar. Las opiniones del lorazepam o las opiniones del diazepam, por ejemplo, son realmente buenas.

O también se pueden usar pastillas para dormir mejor

Y es que, al final hay que ver cada caso concreto y decidir cual es la mejor opción.

¿Te ha resultado interesante este post? 

Si es así, compártelo para que pueda ser útil a otras personas.

Y si estás pasándolo mal y has decidido pedir ayuda, no dudes en solicitar una visita conmigo. Es el momento para pondremos manos a la obra y volver a sentirte bien.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

4 respuestas

  1. Buenas tardes a mí actualmente los recaptadotes de serotonina me provocan efectos secundarios tan fuertes que no los tolero. Sin embargo tomo Brintellix 20 y antidepresivos triciclicos que los tolero muy bien, y he podido superar una depresión fuerte. Pero reconozco que cuando era más joven el Seroxat me iba genial. No entiendo porque ahora no lo tolero
    Sabría darme una explicación? Muchas gracias

    1. Es difícil de decir sin saber del caso. Muchas veces depende del momento en que se pauta, de como se encuentra la persona en ese momento…aunque de todos modos, si ahora se encuentra bien, no le daría muchas vueltas al Seroxat.
      Saludos.

  2. Cuanto me gustaría tener dinero para poder pagar un tratamiento!!!
    A muchas personas se nos complica la enfermedad con la situación económica, y créame que esto sí que es de locos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

DESCARGA GRATIS

Respuestas a estas y muchas más preguntas que te haces sobre los antidepresivos para dar el paso y empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios

Solo queda un paso...

Rellena estos datos para que pueda enviarte la guía:

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios