Qué es la anhedonia: significado y tratamiento

qué es la anhedonia

La anhedonia es un fenómeno complejo más allá de la simple incapacidad para sentir placer. A menudo confundida con la depresión, la anhedonia afecta la calidad de vida, las relaciones y el rendimiento laboral, requiriendo un enfoque comprensivo para su manejo. Desde tratamientos innovadores hasta prácticas de autocuidado y prevención, ofrecemos insights valiosos para aquellos que buscan entender qué es la anhedonia.

Sumérgete con nosotros en una guía detallada para recuperar el disfrute en la vida, destacando la importancia de la intervención profesional y el apoyo emocional en el camino hacia la recuperación.

Significado de Anhedonia: ¿cuál es su definición?

La anhedonia es un síntoma más común de lo que muchos podrían imaginar.

Se caracteriza, en su definición más breve, por una disminución de la capacidad para experimentar placer en actividades que normalmente serían disfrutadas. Es como si, de repente, tus comidas favoritas perdieran su sabor, o aquel hobby que siempre te llenó de energía se convirtiera en una tarea más, carente de emoción o satisfacción.

Pero la anhedonia va más allá de un simple “no disfrutar”. Es un síntoma complejo y multifacético, que puede presentarse tanto en trastornos del ánimo como en otras enfermedades mentales, siendo un indicativo de que algo más profundo ocurre en la mente de la persona que la padece.

No solo afecta la calidad de vida de quien la padece, sino que también puede ser un campanazo de alerta sobre la presencia de trastornos más serios, como la depresión mayor o el trastorno bipolar.

Identificar la anhedonia no solo es un paso hacia el entendimiento de la complejidad del bienestar emocional, sino también hacia la implementación de estrategias de tratamiento efectivas.

Causas de la Anhedonia

Detrás de la presencia de la anhedonia, se esconden causas multifacéticas, entrelazadas en una compleja danza de factores biológicos y psicológicos, así como el indiscutible impacto del estrés y los traumas.

Veamos cada una de ellas.

Factores Biológicos

Los neurotransmisores, moléculas mensajeras del cerebro responsables de nuestras sensaciones de placer y recompensa, juegan un papel crucial.

La dopamina, en particular, conocida como el neurotransmisor del “bienestar”, se encuentra a menudo en el centro de este torbellino. Cuando su equilibrio se ve alterado, ya sea por razones genéticas, enfermedades, o incluso por el uso de ciertas sustancias, el resultado puede ser una disminución en la capacidad de sentir placer.

Identificación de Factores Biológicos:

  • Historial familiar de trastornos psiquiátricos como la depresión, sugiriendo una predisposición genética.
  • Cambios o desequilibrios en los niveles de neurotransmisores, observados en estudios clínicos.
  • Enfermedades físicas o uso de medicamentos que afectan la función cerebral y los niveles de neurotransmisores.

Factores Psicológicos

En cuanto a los factores psicológicos, la anhedonia se teje en el tapiz de nuestras experiencias y percepciones. Los estados mentales prolongados de depresión, ansiedad, y otros trastornos del ánimo pueden erosionar la capacidad de disfrutar de la vida.

La forma en que interpretamos nuestras experiencias, nuestra autoestima y nuestras expectativas de recompensa también juegan un papel fundamental en este proceso.

Identificación de Factores Psicológicos:

El Papel del Estrés y los Traumas

El estrés y los traumas son artesanos expertos en la construcción de la anhedonia.

Los eventos traumáticos, ya sean recientes o arraigados en el pasado, pueden alterar profundamente nuestra respuesta emocional y nuestra capacidad para disfrutar de la vida.

El estrés crónico, por su parte, actúa como una corriente subterránea que socava los cimientos de nuestro bienestar, afectando tanto a los circuitos cerebrales como a nuestra percepción psicológica del mundo.

Identificación del Impacto del Estrés y los Traumas:

  • Experiencias de vida estresantes o traumáticas, como la pérdida de seres queridos, abuso o desastres naturales.
  • Estrés crónico, manifestado en síntomas físicos y emocionales, que puede desencadenar o exacerbar la anhedonia.
  • Reacciones post-traumáticas, como en los síntomas el trastorno por estrés postraumático, donde la anhedonia sirve como un mecanismo de defensa, protegiendo al individuo de emociones dolorosas.

Diferenciando la Anhedonia entre las Enfermedades Mentales

La anhedonia, comparte el escenario con varias enfermedades mentales, cada una con sus propios guiones y tramas.

Sin embargo, es esencial poder diferenciar cada una de estas enfermedades para asegurar un tratamiento adecuado y efectivo.

Anhedonia y Depresión

La depresión es un trastorno del ánimo que afecta a la forma en que una persona siente, piensa y maneja las actividades diarias.

Uno de los síntomas de la depresión puede ser la anhedonia, pero la depresión también incluye otros signos como la tristeza persistente, la falta de energía, problemas de sueño, y cambios en el apetito o peso.

Los distintos tipos de depresión pueden llevar anhedonia asociados en sus síntomas, entre ellos:

En contraste, la anhedonia puede existir independientemente, centrada específicamente en la pérdida del placer sin necesariamente incluir otros síntomas depresivos.

Puntos clave para la diferenciación:

  • La anhedonia puede ser un síntoma de la depresión, pero no todas las personas con depresión experimentan anhedonia.
  • La depresión abarca un espectro más amplio de síntomas emocionales y físicos.

Anhedonia y Ansiedad

La relación entre la anhedonia y la ansiedad es menos directa. La ansiedad generalmente implica un estado de preocupación, nerviosismo o miedo excesivo ante situaciones que pueden no ser objetivamente amenazantes.

La anhedonia, por otro lado, se centra en la incapacidad para sentir placer. Es posible que alguien con ansiedad experimente anhedonia, especialmente si la preocupación y el miedo constantes interfieren con la capacidad de disfrutar de la vida y empeoran el estado de ánimo. Sin embargo, son trastornos distintos con tratamientos diferenciados.

Puntos clave para la diferenciación:

  • La ansiedad se caracteriza por la preocupación y el miedo, mientras que la anhedonia se define por la falta de placer.
  • Una persona puede experimentar ansiedad sin anhedonia y viceversa.

Anhedonia y Otros Trastornos del Ánimo

Los trastornos del ánimo, como el trastorno bipolar, también pueden presentar anhedonia como uno de sus síntomas.

Sin embargo, estos trastornos se caracterizan por cambios significativos en el estado de ánimo, que pueden incluir episodios maníacos o hipomaníacos, además de episodios depresivos. La anhedonia dentro de estos contextos es solo un aspecto de un patrón más amplio de fluctuaciones emocionales.

Puntos clave para la diferenciación:

  • Los trastornos del ánimo incluyen una gama más amplia de síntomas emocionales, incluyendo la elevación del estado de ánimo, que no se observa en la anhedonia por sí sola.
  • La anhedonia en los trastornos del ánimo puede ser episódica, fluctuando con los cambios en el estado de ánimo.

Entender cómo la anhedonia se diferencia de otras enfermedades mentales es crucial para el diagnóstico y el tratamiento. Esta distinción permite a los profesionales de la salud mental personalizar las intervenciones, abordando no solo la anhedonia sino también el global de cualquier enfermedad coexistente.

Tipos de Anhedonia

En la exploración de la anhedonia, nos encontramos con un paisaje dividido en dos grandes territorios: la anhedonia social y la anhedonia física.

Aunque ambas comparten la raíz común de la incapacidad para experimentar placer, se distinguen por los dominios de la vida que afectan, cada una con sus particularidades y desafíos.

Anhedonia Social

La anhedonia social se manifiesta como una disminución significativa del placer en las interacciones sociales. Es como si el café con amigos, las reuniones familiares o incluso las conversaciones casuales, que antes se pintaban con colores vibrantes de conexión y alegría, ahora se desvanecieran en tonos grises de indiferencia y desinterés.

Este tipo de anhedonia convierte el tejido social de nuestras vidas en una manta fría y descolorida, afectando profundamente nuestras relaciones y, a menudo, llevándonos al aislamiento.

Identificación en Uno Mismo:

  • Falta de deseo de iniciar o participar en actividades sociales.
  • Sentimientos de vacío o desinterés durante interacciones que antes eran disfrutadas.
  • Preferencia por el aislamiento debido a la percepción de que la socialización ya no es gratificante.

Identificación en Otros:

  • Reducción notable en la participación de actividades grupales o eventos sociales.
  • Tendencia a evitar el contacto visual o las conversaciones, no por timidez, sino por desinterés.
  • Expresiones de sentirse “desconectado” o incapaz de disfrutar de la compañía de otros.

Anhedonia Física

Por otro lado, la anhedonia física se refiere a la incapacidad de encontrar placer en sensaciones o experiencias físicas que normalmente serían gratificantes. Imagina que tu comida favorita ya no te provoca ninguna sensación de placer, que la música que solía hacer vibrar tu alma ahora suena vacía, o que el contacto físico, en lugar de ser reconfortante, se convierte en algo neutral o incluso desagradable.

Identificación en Uno Mismo:

  • Ausencia de satisfacción en actividades que involucran los sentidos, como comer, tocar o moverse.
  • Dificultad para experimentar emociones positivas en respuesta a estímulos que antes eran placenteros.
  • Una sensación de “embotamiento” o indiferencia hacia experiencias físicas.

Identificación en Otros:

  • Cambios en hábitos alimenticios o desinterés en comidas previamente disfrutadas.
  • Falta de entusiasmo hacia actividades físicas o recreativas.
  • Comentarios sobre la pérdida de disfrute en hobbies o intereses que involucran activación sensorial.

Diagnóstico de la Anhedonia

El diagnóstico de la anhedonia, se basa principalmente en las entrevistas clínicas, donde el especialista, sea psiquiatra o psicólogo, podrá detectarla a través de preguntas dirigidas a ello.

Más allá de esto, existen herramientas específicas para poder obtener registros más precisos. Veamos algunas de ellas.

Herramientas y Test de Evaluación de la anhedonia

El diagnóstico de la anhedonia se apoya en una variedad de test y técnicas, cada una diseñada para desentrañar las capas de nuestra experiencia emocional y encontrar aquellos hilos perdidos de placer. Entre estas herramientas, se encuentran:

Escala de Anhedonia de Snaith-Hamilton (SHAPS): Un cuestionario breve pero efectivo que mide la capacidad de placer en diversas actividades, proporcionando una visión directa de la severidad de la anhedonia.

Inventario de Depresión de Beck (BDI): Aunque enfocado en la depresión, incluye ítems relacionados con la pérdida de interés o placer, ofreciendo insights sobre la presencia de anhedonia.

Entrevistas Clínicas Estructuradas: Realizadas por profesionales de la salud mental, estas entrevistas permiten explorar en profundidad los síntomas y experiencias del individuo, contextualizando la anhedonia dentro del cuadro clínico general.

Diarios de Actividades y Estado de Ánimo: Solicitar a los pacientes que lleven un registro de sus actividades diarias y su respuesta emocional ante estas puede revelar patrones de anhedonia en la vida cotidiana.

La Importancia de un Diagnóstico Profesional

Más allá de las herramientas y técnicas, el diagnóstico de la anhedonia subraya la importancia vital de la intervención profesional. La anhedonia no solo es un síntoma de múltiples trastornos mentales, sino que también puede ser un indicador de condiciones médicas subyacentes o efectos secundarios de medicamentos.

Razones para un Diagnóstico Profesional:

  • Precisión Diagnóstica: Diferenciar la anhedonia de síntomas similares y de condiciones subyacentes requiere una evaluación experta.
  • Planificación del Tratamiento: Un diagnóstico preciso es fundamental para desarrollar un plan de tratamiento efectivo, que puede incluir terapia, cambios en el estilo de vida o ajustes de medicación.
  • Soporte y Validación: El proceso diagnóstico ofrece a los individuos validación de sus experiencias, un aspecto crucial en el camino hacia la recuperación.

Impacto de la Anhedonia en la Calidad de Vida

La anhedonia, con su característica pérdida del placer en actividades previamente disfrutadas, no solo afecta el interior emocional del individuo, sino que también deja una huella significativa en su vida cotidiana.

Tiene el poder de afectar profundamente las relaciones personales y sociales, así como el rendimiento laboral y académico.

Efectos en las Relaciones Personales y Sociales

La anhedonia puede ser especialmente devastadora en el ámbito de las relaciones personales y sociales. La incapacidad de sentir placer en la interacción con otros puede llevar a un retiro gradual de la vida social, erosionando los lazos que conectan a las personas con sus amigos, familiares y seres queridos.

Consecuencias comunes incluyen:

  • Disminución del interés en socializar: Puede parecer que las actividades con amigos o familiares ya no valen la pena, llevando al aislamiento.
  • Conflictos y malentendidos: La falta de entusiasmo o respuesta emocional puede ser malinterpretada como desinterés o frialdad, dañando las relaciones.
  • Dificultades en la expresión emocional: La anhedonia puede hacer que sea complicado compartir alegrías y tristezas, limitando la profundidad de las conexiones emocionales.

Consecuencias en el Rendimiento Laboral y Académico

En el ámbito laboral y académico, la anhedonia se manifiesta como una barrera invisible que frena la motivación y el compromiso. Las tareas y proyectos que antes generaban satisfacción y orgullo ahora pueden sentirse como obligaciones vacías, lo que impacta directamente en la productividad y el éxito.

Consecuencias comunes incluyen:

  • Pérdida de motivación: La dificultad para encontrar satisfacción en el logro puede llevar a una disminución del esfuerzo y la dedicación.
  • Procrastinación y ausentismo: Sin el incentivo del placer, puede ser difícil comenzar o completar tareas, aumentando la procrastinación y el ausentismo.
  • Dificultades en el aprendizaje y la creatividad: La anhedonia puede apagar la chispa de la curiosidad y la innovación, elementos cruciales en entornos académicos y creativos.

Tratamientos y Estrategias de Afrontamiento para la Anhedonia

Abordar la anhedonia, requiere un enfoque multifacético que combine tratamientos convencionales con prácticas de autocuidado y estrategias de afrontamiento personalizadas.

Tratar la anhedonia significa tratar la enfermedad que la causa, dado que como ya hemos comentado, la mayoría de las veces no deja de ser un síntoma más de varias enfermedades de la salud mental.

Dado que la causa más relacionada con la anhedonia es la depresión, centraremos este apartado en el tratamiento de la depresión. Para cada enfermedad habría que revisar su propio tratamiento.

Terapias Convencionales y Emergentes

Medicación: En personas con distintos tipos de depresión, los antidepresivos, especialmente aquellos que afectan los niveles de dopamina y serotonina, pueden ser útiles. Sin embargo, es crucial una supervisión médica estricta, dado que la respuesta a los medicamentos puede variar enormemente entre individuos.

Terapias Emergentes: Nuevas investigaciones sugieren la eficacia de técnicas como la estimulación magnética transcraneal (EMT) y la estimulación cerebral profunda (ECP) para tratar casos de depresión con anhedonia resistentes al tratamiento, mostrando resultados prometedores en la modulación de las áreas cerebrales relacionadas con el placer y la motivación.

Terapia Cognitivo-Conductual (TCC): Una de las terapias más efectivas para tratar la anhedonia. La TCC ayuda a identificar y cambiar patrones de pensamiento y comportamiento negativos, fomentando actividades gratificantes y reestructurando la percepción de las experiencias.

Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT): Esta terapia enfatiza la aceptación de los propios sentimientos y situaciones, trabajando hacia el compromiso con acciones que enriquezcan la vida, incluso en presencia de anhedonia.

Autocuidado y Estrategias de Afrontamiento Personalizadas

Establecer Metas Pequeñas y Alcanzables: Empezar con objetivos pequeños y realistas puede ayudar a reconstruir la sensación de logro y placer. Este enfoque paso a paso fomenta la motivación y el compromiso gradual con actividades más significativas.

Rutinas de Ejercicio Regular: La actividad física regular no solo mejora la salud física sino que también tiene efectos positivos en el estado de ánimo, gracias a la liberación de endorfinas, conocidas como las hormonas de la felicidad.

Prácticas de Mindfulness y Meditación: Estas técnicas ayudan a centrar la atención en el momento presente, reduciendo la rumiación y promoviendo una mayor apreciación de las pequeñas alegrías de la vida.

Exploración Creativa: Participar en actividades creativas, como el arte, la música o la escritura, puede ofrecer una salida para la expresión emocional y la experimentación con nuevas formas de placer y satisfacción.

Redes de Apoyo: Mantenerse conectado con amigos, familiares o grupos de apoyo puede proporcionar el respaldo emocional necesario para enfrentar la anhedonia. Compartir experiencias y estrategias de afrontamiento puede aliviar la sensación de aislamiento y fomentar la recuperación.

Prevención de la Anhedonia

La prevención de la anhedonia, un desafío tan complejo como crucial, implica adoptar un enfoque proactivo hacia el bienestar mental, centrado en estrategias preventivas que fomenten un estilo de vida saludable.

Aunque no existe una fórmula mágica para evitar completamente la anhedonia, integrar prácticas de autocuidado, nutrición adecuada y ejercicio regular puede jugar un papel significativo en la mitigación de su aparición y severidad. Este enfoque multifacético no solo promueve la salud mental y física general, sino que también fortalece la resiliencia frente a los desafíos emocionales.

Estrategias Preventivas y de Bienestar Mental

Cultivar Conexiones Sociales: Mantener relaciones significativas y un sentido de pertenencia puede proporcionar un amortiguador contra el estrés y la soledad, dos factores que pueden contribuir a la anhedonia. Fomentar la comunicación abierta y buscar apoyo en amigos, familiares o grupos de apoyo son pasos esenciales.

Práctica Regular de Mindfulness: La meditación mindfulness y otras prácticas de atención plena ayudan a centrarse en el presente, fomentando una apreciación más profunda de las experiencias cotidianas y reduciendo la rumiación sobre el pasado o la preocupación por el futuro.

Gestión del Estrés: Desarrollar estrategias efectivas de manejo del estrés, como técnicas de relajación, hobbies relajantes o terapia, puede disminuir el impacto negativo del estrés en la salud mental, reduciendo el riesgo de anhedonia.

El Papel del Estilo de Vida, la Nutrición y el Ejercicio

Estilo de Vida Activo: Incorporar actividad física regular en la rutina diaria no solo mejora la salud física, sino que también tiene efectos positivos en el estado de ánimo y el bienestar emocional, gracias a la liberación de endorfinas.

Nutrición Equilibrada: Una dieta balanceada, rica en frutas, verduras, proteínas magras y ácidos grasos omega-3, puede apoyar la función cerebral y el equilibrio de neurotransmisores, elementos clave para el bienestar emocional.

Rutinas Saludables: Establecer y mantener rutinas saludables, como horarios regulares para dormir y despertar, puede contribuir a una mejor salud mental. La regularidad y previsibilidad pueden ser especialmente reconfortantes y ayudar a prevenir la anhedonia.

Actividades Enriquecedoras: Buscar nuevas experiencias, aprender habilidades o dedicarse a hobbies puede incrementar los niveles de dopamina, fomentando sentimientos de placer y satisfacción.

Cómo Ayudar a una Persona con Anhedonia

Ayudar a alguien que padece anhedonia, esa profunda incapacidad para sentir placer en actividades anteriormente disfrutadas, puede ser un desafío. A menudo, quienes la experimentan se sienten desconectados, no solo de sus pasatiempos y placeres, sino también de sus seres queridos.

Si te encuentras en la posición de querer ayudar a alguien a navegar por esta difícil situación, aquí te ofrecemos algunas estrategias empáticas y efectivas que pueden marcar una diferencia significativa en su camino hacia la recuperación.

Escucha Activa

La base para ofrecer apoyo efectivo es la escucha activa. Asegúrate de brindar un espacio seguro donde la persona se sienta libre de expresar sus sentimientos y experiencias sin juicio. A veces, simplemente saber que alguien está dispuesto a escuchar sin presionar puede ser enormemente reconfortante.

Fomenta la Conexión Profesional

Animar suavemente a la persona a buscar ayuda profesional puede ser un paso crucial. Los profesionales de la salud mental están equipados para ofrecer diagnósticos precisos y tratamientos personalizados. Acompañar a tu ser querido a consultas o ayudarle a encontrar un terapeuta adecuado puede ser de gran ayuda.

Participa en Actividades Juntos

Involucrarte en actividades leves pero gratificantes junto con la persona puede fomentar su interés y participación en la vida. Escoge actividades que requieran poca energía o compromiso inicial, como caminatas cortas, escuchar música o realizar tareas sencillas juntos. La clave es la consistencia y la paciencia, sin presionar para obtener resultados inmediatos.

Promueve Pequeñas Victorias

Celebra los pequeños logros y las victorias diarias, por insignificantes que parezcan. Reconocer los esfuerzos de la persona por participar en actividades o completar tareas puede reforzar su sentido de logro y aumentar su motivación para continuar.

Ofrece Apoyo Emocional

Mantén una postura de apoyo emocional incondicional. La anhedonia puede hacer que las personas se sientan aisladas o incomprendidas. Asegúrales que estás ahí para ellos, ofreciendo amor y apoyo incondicional, independientemente de su estado emocional o nivel de actividad.

Fomenta Hábitos de Vida Saludables

Ayudar a integrar hábitos de vida saludables, como una nutrición adecuada, ejercicio regular y rutinas de sueño consistentes, puede tener un impacto positivo en su bienestar general. Ofrecerse a compartir estas actividades puede hacer que sean más atractivas y menos abrumadoras.

Sé Paciente y Mantén la Esperanza

La recuperación de la anhedonia puede ser un proceso largo y lleno de altibajos. Mantén la paciencia y la esperanza, recordando que el progreso puede ser lento y que cada paso adelante es significativo. Tu apoyo constante y optimista puede ser un faro de esperanza en sus momentos más difíciles.

Desmitificando la Anhedonia: Más que Simplemente “No Sentir Placer”

La anhedonia, a menudo encapsulada en la simplificación de “no sentir placer”, es un fenómeno mucho más complejo y matizado que lo que este breve esbozo sugiere.

A través de la exploración de mitos comunes y la presentación de ejemplos ilustrativos de la vida cotidiana, buscamos arrojar luz sobre esta condición, ampliando nuestra comprensión más allá de la superficie y desentrañando la verdadera naturaleza de la anhedonia.

Exploración de los Mitos Comunes

Mito 1: La Anhedonia es Solo Falta de Interés en Actividades Recreativas La realidad es que la anhedonia puede afectar la capacidad de encontrar placer en una amplia gama de experiencias, desde las actividades diarias como comer o caminar, hasta las interacciones sociales y los logros personales. No se limita a la pérdida de interés por pasatiempos o diversión.

Mito 2: Quien Sufre de Anhedonia Simplemente No Está Haciendo Suficiente Esfuerzo Este mito perpetúa la estigmatización, ignorando que la anhedonia es un síntoma de condiciones subyacentes más profundas, como trastornos del ánimo, y no una elección consciente o un fallo de carácter.

Mito 3: La Anhedonia es lo Mismo que la Depresión Aunque la anhedonia es un síntoma común en muchos casos de depresión, no todas las personas con depresión experimentan anhedonia, y no todas las personas con anhedonia están clínicamente deprimidas. Es crucial diferenciar entre ambas para un tratamiento adecuado.

La Anhedonia en la Vida Cotidiana: Ejemplos Ilustrativos

Ejemplo 1: Rutinas Alimentarias Imagina que tu comida favorita, aquella que solía hacerte agua la boca con solo pensar en ella, ahora te sabe a nada. La experiencia de comer, más allá del simple acto de nutrirse, pierde su color y se convierte en una actividad mecánica y desprovista de disfrute.

Ejemplo 2: Encuentros Sociales Considera los momentos pasados con amigos o seres queridos. Donde antes había risas y conexión, ahora hay una sensación de desconexión, como si estuvieras aislado por un vidrio invisible, incapaz de participar plenamente o disfrutar de la compañía de otros.

Ejemplo 3: Logros Personales Piensa en alcanzar un objetivo que anteriormente te habría llenado de orgullo y satisfacción. Con la anhedonia, ese logro puede sentirse vacío, como si cualquier sentido de logro se hubiera evaporado, dejándote preguntándote por qué te molestaste en primer lugar.

Desmitificar la anhedonia implica reconocer su complejidad y las muchas formas en que puede manifestarse en la vida cotidiana. Al hacerlo, no solo aumentamos la empatía hacia aquellos que la experimentan, sino que también abrimos caminos hacia una comprensión más profunda y tratamientos más efectivos. La anhedonia es mucho más que la incapacidad de sentir placer; es un llamado a mirar más allá de los síntomas y hacia las raíces de nuestro bienestar emocional.


Si te encuentras con ansiedad o depresión o si tienes un ser querido que lo está haciendo, ponemos a tu disposición a nuestros psiquiatras online y te invitamos a solicitar una visita en nuestra consulta.

Nuestro equipo de profesionales está comprometido a proporcionar un enfoque integral y personalizado para ayudarte a resolver la depresión y mejorar tu calidad de vida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GUIA GRATUITA SOBRE ANTIDEPRESIVOS

Te ofrezco una guía gratuita con las respuestas a estas y muchas más preguntas que te puedas hacer sobre los antidepresivos y que quizás no te dejan dar el paso para empezar a sentirte bien de nuevo.

¿ Hay que tenerle miedo a los antidepresivos?

PROTECCIÓN DE DATOS:
De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento:
Responsable: DR.D.MARC PLANELLA SALA
Fines del tratamiento: envío de comunicaciones de productos o servicios a través del Boletín de Noticias al que se ha suscrito.
Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición
Más información del tratamiento: Política de privacidad
O Acepto el tratamiento de mis datos para el envío de comunicaciones de productos o servicios